México.- México estrenará un nuevo billete de 200 pesos que será presentado por el Banco de México el próximo 2 de septiembre. Aunque aún no se ha mostrado su imagen de manera oficial, en redes sociales ya circula una fotografía en la que se puede ver que contendrá la imagen de Morelos e Hidalgo, héroes de la Independencia.

También tendrá, en una de sus caras, los paisajes de la Reserva de la Biósfera "El Pinacate" y el Gran Desierto de Altar. Conservará las distintas tonalidades de verde que tiene el billete actual.

Esta moneda forma parte de la nueva familia de billetes denominada "G", que comenzó a circular el año pasado con la renovación del de 500 pesos que cambió a la efigie de Diego Rivera y Frida Kahlo, por la de Benito Juárez y la Reserva de la Biósfera de El Vizcaíno.

El Banco de México es la institución obligada de renovar las monedas del país de manera periódica. Sus cambios deben responder a elementos como seguridad, vigencia y duración.

Según el organismo, la falsificación es la principal causa que motiva a los Bancos Centrales a crear nuevas familias de billetes. Los avances tecnológicos han permitido que se facilite la producción ilegal de este papel. "En México, el número de piezas falsas retiradas de circulación por cada millón de piezas auténticas en circulación (ppm) al mes de julio de 2018 ascendió a 67.1;  sin embargo en las denominaciones de 100 y 200 pesos la cifra es superior a las de 100 ppm", enuncia un documento de Banxico sobre la nueva familia de billetes.

Como respuesta, se diseñan nuevas monedas con mecanismos cada vez más actualizados que sean complicados de copiar para así disminuir el número de fraudes.

En algunas ocasiones, cuando se eleva el número de copias falsas que circulan en el mercado, el Banco de México no espera a rediseñar toda una familia de billetes, y hace cambios sólo al papel de la denominación que fue identificado con un débil dispositivo de seguridad. Así pasó con el billete de 50 pesos en 2013. Era de la familia "F", pero se tuvo que crear un "F1" porque se registraban altos índices de falsificación.

Otra de las razones por las que el Banco Central de México actualiza los billetes es atender las necesidades de la población. Por lo que incorporan mejoras para que sea más fácil su uso para personas que tienen, por ejemplo, problemas con la vista.

Finalmente, también se debe tomar en cuenta la durabilidad de las monedas. "Los billetes durante su vida útil están sujetos a un deterioro que en ocasiones puede ser severo, por lo que continuamente hay que remplazarlos para mantener un buen nivel de calidad en circulación", dice el documento de Banxico.

Para mejorar su conservación se incorporan nuevos sustratos y tintas que sean más resistentes al deterioro por el uso y tiempo. Con ello, la institución puede fabricar menos piezas y así reducir costos.

La planeación para emitir una nueva familia de nuevos billetes puede durar hasta ocho años. La Junta de Gobierno del Banco de México en mayo del 2013 autorizó comenzar a realizar los preparativos para la nueva generación "G".

Sus objetivos son sustituir a la familia "F" e introducir papel más seguro, incrementar su durabilidad y actualizar gráficos para representar de manera más amplia y diversa a México.

Esta estrategia consta de entre ocho y nueve etapas que se prevé que finalizará en el primer semestre del 2022. La primera se trató de investigar las características generales de los elementos de seguridad y lineamientos de diseño de los billetes, la segunda fue el bosquejo de la estructura y las siguientes fueron la fabricación y estructura de los billetes.

En febrero del 2017 salió a circulación un billete de 100 pesos alusivo al centenario de la Constitución Política de Estados Unidos Mexicanos que fue considerado en este plan.

Después de la presentación de los billetes de 500 y 200 pesos, se exhibirá en el segundo semestre del 2020 el de 1000 pesos, el de 100 pesos en el 2021, en el primer semestre del 2022 se emitirá el de 50 pesos y probablemente se emita uno de 2.000 pesos, pero aún no se ha determinado si se llevará a cabo.

Para elegir las imágenes que contendrían las monedas se elaboraron grupos focales y encuestas nacionales. En el caso del que se estrenará en septiembre, en octubre del 2016 personas de las ciudades de Valladolid, Mexicali, Villahermosa, Cárdenas, Guadalajara y Querétaro fueron quienes emitieron su opinión acerca de lo que esperaban del nuevo diseño.

Aunque Sor Juana Inés de la Cruz dejará de aparecer en el billete de 200 pesos, ahora formará parte del de 100. El diseño contempla que al reverso esté la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca.

El de 50 pesos tendrá una imagen sobre la fundación de la Ciudad México-Tenochtitlán y un paisaje de Xochimilco. El de 500 mantendrá a Benito Juárez y la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, y en el de 1.000 pesos aparecerá Francisco I. Madero, Hermila Galindo y Carmen Serdán. Además, se le imprimirá la Antigua Ciudad Maya de Calakmul.

En caso de que se fabrique también el de 2.000 pesos, contendrá la efigie de Octavio Paz y Rosario Castellanos, además de un paisaje agavero y las antiguas instalaciones industriales de Tequila, Jalisco.