Argenina.-Las especulaciones acerca de que el dióxido de cloro puede ser una cura para el coronavirus ha dado la vuelta al mundo y ha traído consecuencias nefastas para algunas personas.

En este caso, un niño de 5 añosha fallecido en Argentina tras ingerirlo con el objetivo de eliminar el virus.

El pequeño ingresó en el Hospital de Plottier por una parada cardiorrespiratoria y no pudieron salvarle, según ha informado el Gobierno de la región de Neuquén, donde vive su familia, en un comunicado.

Las autoridades del país están interrogando a los familiares del niño al conocer que fueron los padres quienes le hicieron beber el producto.

Las autoridades han aprovechado el suceso para recordar a la población que "la ingesta, inhalación o inyección de dióxido de cloro y derivados (clorito de sodio e hipoclorito de sodio) es muy peligrosa", pudiendo "causar irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos (metahemoglobinemias, hemólisis, etc.), cardiovasculares y renales".