Chilpancingo, Guerrero.- La violencia e impunidad han convertido a Guerrero en un estado fallido, y en donde las instituciones de seguridad “están postradas” ante la delincuencia organizada, señaló el dirigente estatal de Morena, Pablo Amílcar Sandoval.

En entrevista, afirmó que no le asombran las declaraciones del fiscal, Xavier Olea Peláez, quien reconoció en entrevista con Bajo Palabra que los Policías Ministeriales están vinculados con la delincuencia organizada.

“El principal problema de Guerrero es la violencia, por encima del desempleo, la pobreza y de otros graves problemas que nos azotan (…) estamos ante lo que los especialistas llaman un estado fallido, esa es la realidad que vivimos en el estado de Guerrero”.

“Vivimos en una impunidad total, donde los miembros de un gobierno que se corrompe saben que no va haber ninguna consecuencia”, dijo.

Incluso, Amílcar Sandoval sostuvo que en Guerrero no sólo la Policía Ministerial está vinculada a la delincuencia organizada, sino todas las instituciones de seguridad “están postradas” ante los criminales, pero que el problema es que las autoridades “apenas” se dan cuenta.

Por lo que cuestionó que Olea Peláez, pese a saber las condiciones de sus policías, no ha tomado acciones para rescatar la procuración de justicia en Guerrero.

Sin embargo, dijo, no es sólo es la fiscalía la que se encuentra vinculada con el narco, sino también el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), pues a su presidente Robespierre Robles Hurtado, se le han hecho señalamientos muy graves.

“Y no vemos una investigación al respecto, no vemos que se deslinden responsabilidades de esas acusaciones. No vemos que esté funcionando el gobierno del estado”, sentenció.

El día 18 de junio, un grupo de hombres armados baleo la notaria de Robles Hurtado, ubicada en el puerto de Acapulco, en el lugar fue dejado un mensaje escrito en una cartulina en el cual lo acusaban de haber recibido dinero del cártel de los Beltrán Leyva a cambio de liberar a un líder criminal.

Calificó de “vergonzoso” que el gobierno del estado no esté realizando ninguna acción, como si no pasara nada en Guerrero y estén a la espera de lo que haga la Federación.