Guerrero.- El PRD pretende reformar la Constitución del Estado para ampliar el plazo de suspensión de propaganda gubernamental en los procesos electorales, argumentan son gastos excesivos de las autoridades en ese rubro para atender intereses ajenos al de la población.

De acuerdo a la actual redacción del párrafo tercero del artículo 41 de la Constitución, durante las campañas y hasta la conclusión de la jornada electoral -dos meses y cinco días-, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación de toda propaganda gubernamental de los poderes federales, estatales y municipales.

Con esta medida los órganos electorales pretenden evitar que la propaganda influya o pueda influir en las preferencias de los ciudadanos, ya sea a favor o en contra de determinado partido político o su candidato.

El calendario electoral del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) establece que este periodo es a partir del 29 de abril, fecha en que arrancan las campañas de diputaciones locales, al 1 de julio, día de la elección.

La propuesta de la fracción parlamentaria del PRD es modificar la redacción de ese artículo para que la suspensión de la propaganda gubernamental comience desde que se instale el proceso electoral, que en el caso de Guerrero ocurrió el pasado 8 de septiembre. De aprobarse la iniciativa, la suspensión se prolongaría a nueve meses.

Las únicas excepciones que se plantean son las campañas de difusión turística; de información emergente en materia de seguridad pública, salud, protección civil; y de inminente interés general de los poderes públicos, las autoridades electorales y los órganos autónomos.

En la argumentación de la iniciativa, los legisladores perredistas plantean que “el gasto excesivo” en publicidad oficial no pude ser ignorado por el Congreso.

“Hasta la fecha existe la resistencia de cambiar las prácticas gubernamentales frente al gasto excesivo en publicidad oficial, la persistencia de difundir los logros de los programas públicos en el marco de los procesos electivos es una constante que es utilizada para fines electorales”.

El grupo parlamentario afirmó que si la suspensión de la propaganda gubernamental comienza con la instalación de los procesos electorales, se ahorraría “un gasto sustantivo” que serviría para aplicarse a programas de desarrollo social e infraestructura; además consideró que de esta manera se respetará la equidad en las contiendas.
 

“Con ello, se evita la exaltación, promoción o justificación de algún programa o logro obtenido en los gobiernos local o federal o de alguna administración específica dentro del proceso electoral”.

 

La iniciativa se encuentra actualmente en comisiones donde deberá ser analizada y dictaminada.