México.- La diputada Claudia Reyes Montiel (PRD), exigió al gobierno federal apegarse a la legalidad, ante la inconformidad que han mostrado algunos pueblos originarios por la construcción del Tren Maya.

“El gobierno federal debe ser congruente con el principio jurista de “nada por fuera de la ley, todo por la razón y el derecho que ha dicho defender y respetar”, indicó en un comunicado.

Lo anterior lo mencionó luego de que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) dio a conocer las bases del proceso de licitación para las obras del Tren Maya, el cual se ha considerado como el proyecto del sexenio, por lo que, dijo, es “indispensable que se realicen los estudios de impacto ambiental y la consulta para su legitimidad”.

La integrante de la Comisión de Turismo consideró que es fundamental llevar a cabo la consulta, porque, además de legitimarla, dará certeza a inversionistas, habitantes, miembros del gobierno y a la opinión pública, “por lo que es tiempo de demostrar su vocación juarista”.

Reyes Montiel se comprometió desde la Comisión a dar seguimiento a los trabajos del Tren Maya, para que se actué en el marco de la legalidad y respeto de las personas afectadas.

Lamentó que el costo de los estudios para la realización de la obra se haya elevado en un 710 por ciento, al pasar de 120 millones a 972 millones de pesos, cifra muy por encima de la originalmente anunciada por el gobierno federal.

“Este estrepitoso aumento quizá sirva para explicar la urgencia por acabar con el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), al cual nos opusimos como grupo parlamentario, pues es necesario contar con más recursos económicos, ya que con los obtenidos de la desaparición del Programa de Pueblos Mágicos (Prodermágico), no es suficiente”, precisó.

La diputada perredista aseguró que tanto el aumento de recursos como diversas quejas que el proyecto ha generado ha demostrado que no se cuenta con un plan en forma, “debido a las prisas de querer ejecutar obras sin planeación se está teniendo ahora que realizar diversos ajustes al proyecto”.

Añadió que ha quedado de manifiesto que se carece de los estudios de impacto ambiental, social y económico que tendrá la construcción del Tren Maya.

Reyes Montiel comentó que la adjudicación directa de millones de pesos a empresas en su mayoría extranjeras, la presión a ejidatarios por parte del gobierno para que dejen sus tierras o en el mejor de los casos las vendan, así como el hecho de que no se tome en cuenta el impacto ambiental ni social, irónicamente, recuerda mucho a la forma de actuar del modelo neoliberal.