#Suave Patria

PRD pide a Morena usar mayoría para bajar costo de combustible

El partido se pronunció por no aplicar política recaudatoria de impuestos sobre los combustibles que por muchos años ha prevalecido.

Por Redacción, 2019-04-19 18:01

México.- La Dirección Nacional Extraordinaria del PRD convocó al presidente Andrés Manuel López Obrador a usar la mayoría de su partido en el Congreso para cumplir sus promesas de campaña y bajar el costo del combustible.

En un posicionamiento la dirigencia perredista -integrada por Ángel Ávila, Adriana Díaz, Karen Quiroga, Fernando Belaunzarán, Estephany Santiago, Arturo Prida y Camerino Márquez- consideró que no se debe sólo acusar a los propietarios de las gasolineras del alza en los combustibles.

Recordó que en diciembre de 2018 la gasolina tenía un costo de 19.20 pesos por litro, pero este mes se ubicó en 20.72 pesos, lo que ocasiona que se dispare el precio de los productos de la canasta básica y afecte la economía de las familias.

En las manos del presidente López Obrador está el poder generar medidas que frenen esas alzas permanentes en los combustibles, las cuales afectan la economía de las clases más desprotegidas del país, subrayó el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Consideró necesario que ya no se aplique la política recaudatoria de impuestos sobre los combustibles que por muchos años ha prevalecido, en detrimento de la economía de las familias mexicanas.

Calificó como absurdo que se quiera atribuir a los distribuidores gasolineros la responsabilidad total de los precios en los combustibles, cuando con su mayoría Morena puede evitar que aumenten los precios.

#Suave Patria

Narro acusa a Andrés Manuel de formar nuevas clientelas políticas

El expriista afirmó que México no va bien, el camino que se está siguiendo no es el conveniente y las cosas pueden ir peor de no cambiarse la ruta por la que se transita.

Por Redacción, 2019-08-24 15:08

México.- José Narro Robles, exrector de la UNAM, dijo este mediodía que la forma como se conduce al país no es la pertinente. México no va bien, el camino que se está siguiendo no es el conveniente y las cosas pueden ir peor de no cambiarse la ruta por la que se transita.

Al participar en la primera asamblea de la agrupación Futuro 21, en la que confluye el PRD, exmilitantes del PRI y de Movimiento Ciudadano, así como integrantes de organizaciones que difícilmente podrán lograr registro como partido político, el exfuncionario señaló que hoy menos que nunca, la forma de atacar los graves y añejos problemas de la nación, pueda ser el autoritarismo o la descalificación de quien piensa diferente.

Tampoco lo será la exclusión, el enfrentamiento o la amenaza, ni ayudará la formación de nuevas clientelas políticas, añadió el expriísta.

Narro Robles puntualizó que los riesgos que se corren por la forma como se conduce el país tienen múltiples dimensiones y sus efectos pueden ser severos. Pero lo más delicado tiene que ver con la fractura que se está gestando en la población. La historia demuestra que cuando la sociedad está dividida a México no le va bien, enfatizó.

En la reunión que se realiza en un conocido hotel de Reforma, dijo que tampoco es deseable el regreso del presidencialismo desbordado y del centralismo asfixiante.

A la reunión asistieron el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, la ex priísta Beatriz Pages, la ex candidata presidencial Cecilia Soto e Ignacio Pinacho, entre otros.

#Suave Patria

Conapesca prohíbe la venta del sargazo

Según los reportes, un costal de cinco kilogramos alcanza precios de 300 a tres mil pesos.

Por Redacción, 2019-08-24 14:50

México.- Es ilegal la venta por Internet de sargazo del Caribe Mexicano, informó la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

Según los reportes, un costal de cinco kilogramos alcanza precios de 300 a tres mil pesos.

De acuerdo con Excélsior, Conapesca señala que solamente hay 37 autorizaciones vigentes para el aprovechamiento del sargazo, pero en Baja California y Baja California Sur en 82 embarcaciones.

Se otorgaron 37 permisos en el noreste del país, de los cuales 25 son para la pesca comercial del sargazo en tanto que 12 son para pesca de fomento, es decir, para estudio o investigación.

Y el caso que no se requiere ningún tipo de autorización, es cuando el sargazo se utiliza para autoconsumo.

Lo anterior quiere decir que cuando alguien lo recolecta en la playa para generar un abono orgánico de uso doméstico, pero sin fines de lucro.

Jorge Simental Crespo, secretario técnico de la Conapesca, señaló que las personas de sureste que quieran comercializar el sargazo deben pedir un permiso o concesión de pesca comercial.

El funcionario dijo al mencionado rotativo que el permiso es que esta actividad, a la par de que contribuye al saneamiento de las costas, se haga de manera legal, «como tiene que ser».

«Esto significa que soliciten su permiso de pesca correspondiente, y para ello se pedirá, por supuesto, la opinión técnica del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura”.

En este sentido, ofreció los datos para solicitar un permiso de pesca comercial.

En tanto, del 1 al 19 de agosto, elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México han recolectado de manera manual 12 mil toneladas de sargazo en 7 municipios de Quintana Roo.

Además, se han recogido de altamar 392.8 toneladas de sargazo, lo que representa 513.6 metros cúbicos.

Suman 69 mil 606 toneladas de la macroalga recolectada desde mayo.

#Suave Patria

Ciudad del Carmen apestaba a camarón, hoy a pobreza

Desde que la pesca y la actividad petrolera se fueron a pique la bonanza en este rincón de Campeche se acabó.

Por Redacción, 2019-08-24 14:45

México.- «La isla antes apestaba a camarón, pero como era porque había mucho dinero nadie decía que apestaba la isla a camarón», recuerda César.

El hombre de 53 años de edad hace una pausa, traga saliva y al recordar esos tiempos mejores en Ciudad del Carmen agrega que desde que la pesca y la actividad petrolera se fueron a pique la bonanza en este rincón de Campeche se acabó.

A unos cien metros el mar vapulea la playa, el arrullo de las olas apenas se ve interrumpido por la música proveniente de un par de autos con familias que pasan la tarde jugando sobre la arena y cuya presencia sólo acentúa lo desolado del malecón, que semeja una fiesta sin gente.

En las calles de Ciudad del Carmen la historia se reproduce una cuadra tras otra: locales cerrados, sobras de restaurantes, ventanas tapiadas, hoteles que sólo dan la bienvenida a la basura que se cuela entre los cristales rotos, casas en renta donde sólo habita el olvido.

Ni la feria se salva, pues sobre una terracería agreste las luces de los juegos mecánicos tratan de alegar el panorama, pero sus coloridos destellos se reproducen en las pupilas de muy pocas personas que buscan un rato de diversión aderezada con un algodón de azúcar o una cerveza mientras la brisa del mar los refresca.

En la mirada de César hay melancolía por los días cuando el dinero no era una preocupación; suelta una broma de vez en cuando mientras espera bajo la sombra de un pequeño arbusto la llegada de clientes, de niños que quieran pasear unos minutos en sus cuatrimotos o dar saltos en su brincolín.

«Yo tenía unos bares, un bar y un botanero, pero el cliente borracho que se sentaba en la mesa con dos o tres chamacas se acabó, ahorita lo vemos con una ‘caguamita’ y ya. Mis clientes eran los pescadores, los petroleros, cuando se cae ya no funciona el negocio como debe de ser, ya sólo sale para pagar luz y empleados», expresa.

Una voz interrumpe su historia. César alza la mirada hacia un hombre que le pregunta el precio del viaje en una moto rosa y responde que 30 pesos; el cliente y su hija se van. No dice nada, pero en su rostro se adivinan sus palabras: habrá que seguir esperado.

Los tiempos en que ganaba dos millones y medio de pesos en sus bares de viernes a domingo han quedado atrás. Ahora entre semana saca apenas 400 pesos diarios que reparte entre su ayudante Juan Pablo y los 100 pesos que debe de pagar a las autoridades para que lo dejen trabajar ahí.

Lo que queda, cuenta, apenas alcanza para comer, pero tiene la esperanza de mejorar cada fin de semana.

«Ese bar que tenía yo lo abría a las diez de la mañana y lo cerraba a las seis de la mañana, todos los días. Ahora ya no hay comparación, este negocio es sano, ya no tienes que lidiar con borrachos, me agarraba yo hasta golpes», recuerda.

«Ganaba más, pero era un riesgo, llegó el momento que vi hasta balazos adentro, tú sabes que no falta quien llega y ‘ta y ta'», explica mientras con sus manos simula pistolas que disparan al aire.

Juan Pablo es otro hombre que también tiene claro, a sus 23 años, que la vida en Ciudad del Carmen es una moneda al aire.

Cuenta que cuando la pesca de camarón se cayó fue devastador, pero el golpe más reciente a la economía local fue la crisis petrolera en 2015, desde entonces no han logrado reponerse.

«La economía aquí ahorita está afectando un poco, hay mucho desempleo, es muy rara la vez que haya movimiento; es como tirar una moneda al aire, 50 y 50 la probabilidad de que pueda haber gente o no pueda haber gente. Ahorita la lluvia es lo que está afectando», detalla.

Las estadísticas le dan la razón, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que en el primer trimestre el Producto Interno Bruto (PIB) de Campeche cayó 2.2 por ciento, mientras que la desocupación en junio pasado alcanzó 3.4 por ciento, por encima del 3.2 por ciento el mismo mes de 2018.

En el horizonte se alcanzan a ver algunas plataformas petroleras en espera a ser llevadas mar adentro, a las zonas productoras. Sobre el malecón, los negocios lucen solitarios a pesar de ser vacaciones y en el bulevar Playa Norte el paso de automóviles es tan letárgico que no representa ningún problema cruzar entre ellos.

En un cielo que va desprendiéndose de los tonos cobrizos para abrir paso al malva de la noche, la Feria abriga a un payaso que en medio de aquel paisaje multicolor roba sonrisas a la decena de niños y adultos parados en corro a su alrededor. Bromea y coquetea con quien le toma fotos a cambio de algunos pesos.

Ese territorio creado especialmente para atraer multitudes es un evidente síntoma de la enfermedad del olvido. Los caballitos del carrusel, las góndolas de la rueda de la fortuna y los juegos de destreza llenos de juguetes siguen en espera de un ganador.

Hasta los puestos de comida lucen casi vacíos, reflejo de una ciudad que en los últimos 10 años se ha alejado de la prosperidad y cuyas calles ya no huelen a camarón, ni a petróleo ni a dinero.