Chilpancingo, Guerrero.- Las protestas de los últimos dos días de trabajadores del Ayuntamiento de Chilpancingo son una estrategia de la dirigencia estatal del PRD y del alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez, para dar una “imagen de ingobernabilidad”, justificó el primer edil de la capital, Marco Antonio Leyva Mena.

Por lo que advirtió que el PRI también podría organizar una protesta en el puerto de Acapulco para exigir la salida del alcalde perredista, Evodio Velázquez, aunque después dijo que esa “no es la solución”.

En entrevista, consideró que el líder de la Sección 17 del Sindicato Independiente, Domingo Salgado Martínez es “aliado” del partido del sol azteca.

“Lo que estoy observando es una estrategia muy hecha por parte del PRD estatal de tratar de poner una imagen de ingobernabilidad al municipio.  Con su aliado que es Domingo –Salgado- para movilizarse”.

“Nosotros estamos viendo una movilización encabezada por Domingo (Salgado) alentada por un PRD estatal, y el municipio de Acapulco junto con su presidente municipal, ellos vienen empiezan a generar este tipo de movilizaciones”, dijo.

Leyva Mena aseguró que tenía conocimiento de que “el 70 por ciento” de las personas que se movilizaron la mañana de este jueves en el ayuntamiento eran ajenas a la administración municipal.

“Porque entiendo yo que dar muestras, o la percepción de que el PRI no puede gobernar la ciudad, cuando ellos (los perredistas) tuvieron la oportunidad de estar cuatro años en el poder, para reducir la pobreza y saquearon las arcas, no solo del estado, sino de los municipios”, insistió.