México.-Stephen Hawking es considerado como uno de los científicos más importantes de la historia, gracias a su trabajo sobre relatividad y los agujeros negros. A lo largo de su vida hizo importantes predicciones, sustentadas en posibilidades científicas, sobre los siguientes años de la humanidad.

El físico fue diagnosticado a los 22 años con esclerosis lateral amiotrófica. Debido a esta enfermedad, vivía postrado en una silla de ruedas y para hablar, se respaldaba con un mecanismo sintetizador de voz. El 14 de marzo de 2018, Stephen Hawking falleció, aparentemente de causas naturales.

Para conmemorar el nacimiento del científico, el 08 de enero de 1942, quien hoy cumpliría 78 años.

1. Destrucción nuclear

El físico inglés consideraba que Donald Trump era una amenaza para la raza humana y llegó a declarar que la posibilidad de una guerra nuclear sería inminente. Con sólo un par de bombas atómicas, los efectos para el planeta Tierra y la humanidad serían desastrosos.

2. Inteligencia artificial

El profesor de Cambridge creía que la inteligencia artificial podría ser “lo mejor o lo peor que haya conocido la humanidad”. Aunque pensaba que era una pieza fundamental del futuro de la civilización, también abogó por la creación de un instituto académico dedicado a estudiar su impacto.

3. El final de la Tierra

Como consecuencia de la sobrepoblación y la explotación de los recursos, Stephen Hawking creía que en 600 años, nuestro planeta se convertiría en "bola de fuego chisporroteante". En realidad no se refería a un futuro concreto, sino más bien a los efectos del calentamiento global.

4. La vida en el espacio

Debido a lo anterior, Hawking creía que el futuro de la humanidad sería buscar un nuevo hogar en el espacio. Para él, la mejor opción estaría en el sistema Rikel Centaurus, más conocido como Alfa Centauri. El científico estaba involucrado en el proyecto Breakthrough Starshot, que buscaba alcanzar este sistema en los próximos 20 años.

5. La gran pandemia

El físico creía que el final de nuestra especie también podría provenir de una gran pandemia. En particular, sería extremadamente peligrosa una mutación de un virus ya existente, sobre todo si este tuviera efectos mortales para nuestro cuerpo.