México.- Como "preocupante" calificó el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, la situación de cuerpos rescatados de fosas clandestinas en la entidad.

Desde la guerra contra el narco, Guerrero se ha convertido en uno de los estados con mayor número de desapariciones y fosas clandestinas, usadas por el narco para enterrar a sus víctimas.

En días pasados, colectivos de desaparecidos a nivel nacional alertaron que desde el 2012 a la fecha, tan solo en el municipio de Chichihualco (Leonardo Bravo), se han exhumado alrededor de 500 cuerpos de fosas clandestinas.

Al respecto, Astudillo Flores aseguró que su gobierno ha hecho trabajo para la localización de búsqueda de personas y esclarecimiento, aunque sin sostener cifras.

"Un tema que sin duda es muy preocupante y nosotros tenemos toda la colaboración para buscar y encontrar, pero además de Investigar por qué les quitaron la vida", respondió el mandatario priista.

Chichihualco es un municipio entrada a la sierra de Guerrero que de manera histórica fue controlado por el grupo delictivo Cartel del Sur, que encabeza Isaac Navarrete "El Señor de la I".

Sin embargo, desde el año pasado otro grupo armado -proveniente del Filo Mayor- ha desplazado a ese grupo delictivo y conseguido una férrea confrontación armada por el control de ese territorio, que representa el más grande para la siembra de enervantes.

Entre otros temas, el mandatario sugirió que el Congreso estatal deberá haber los ajustes necesarios para que Guerrero aporte los 200 millones de pesos para el rubro educativo y con ello la federación dé otros 400 millones, como anunció la SEP la SEP en Acapulco.