#Creativos

Preocupa a Nobel de Literatura, el auge de nacionalismos y ‘populismos’

“Durante décadas ha existido un consenso sobre lo que es la democracia, pero ese consenso lo hemos perdido. Hay una desconfianza creciente hacia los políticos y hacia las instituciones”, dice Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954).

Por Redacción, 2017-10-12 13:19

El Mundo.es.- El Premio Nobel de Literatura le ha servido a Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954) como antídoto contra el pesimismo que destilan las noticias. “Vivimos en un mundo muy preocupante, con el auge de los nacionalismos y de los populismos”, declaró el autor de la novela Los restos del día, horas después de se confirmara la buena nueva (al principio pensó que se trataba de fake news) ante un grupo de periodistas en Londres.

El autor quintaesencialmente británico pese a su origen japonés, autor de un contundente artículo contra la xenofobia a raíz del Brexit, reconoció que el alborozo repentino que le produjo la noticia (“solo un loco puede imaginar que un día va a ganar el Nobel”) dejó paso a esa preocupación de fondo que transmitió en una escueta nota que lo dice absolutamente todo…

“El premio llega en un momento en el que el mundo no tiene ninguna certidumbre sobre sus valores, su liderazgo o su seguridad. Sólo espero que el hecho de recibir este honor sirva, de una manera pequeña, para alentar a las fuerzas de la paz y de la buena voluntad en estos tiempos”.

“No quiero entrar en política en un momento como éste”, advirtió Ishiguro. “Pero sí quiero destacar la profunda crisis de confianza por la que está pasando el mundo en general. Durante décadas ha existido un consenso sobre lo que es la democracia, pero ese consenso lo hemos perdido. Hay una desconfianza creciente hacia los políticos y hacia las instituciones”.

Ishiguro mete en el mismo saco el nacionalismo y el populismo, pues los considera manifestaciones de un mundo cada vez más polarizado y manipulado por fuerzas que escapan a nuestro control… “Como individuos nos sentimos nerviosos ante situaciones como éstas. Nos preguntamos cuáles son nuestras responsabilidades como ciudadanos, pero estamos muy ocupados con otras cosas”.

El autor de la distopía Nunca me abandones, compañero generacional de Martin Amis, Julian Barnes, Ian McEwan y Salman Rushdie (el primero en felicitarlo y recordar que además toca la guitarra y compone canciones como Dylan), rompió una lanza por la función de la literatura “para derribar barreras, apelar a nuestro lado emocional y recordar lo que nos hace humanos”.

Del mayordomo Stevens en Los restos del día (encarnado por Anthony Hopkins en la espléndida adaptación cinematográfica de James Ivory, Lo que queda del día), a la visión desde el internado de Kathy H (la protagonista de Nunca me abandones), a la insólita incursión por la Inglaterra arturiana en El gigante enterrado (su última novela), Ishiguro ha tenido la doble virtud de emocionar y desconcertar a partes iguales, y de hacerlo además siguiendo una receta que él mismo describe así: “Tengo mayor tendencia a la calma que al circo, y en eso se nota quizás la influencia de haber nacido en una familia japonesa y de ver las cosas de otra manera”.

Llegado al Reino Unido con apenas cinco años, nacionalizado como británico en 1982, Ishiguro admite sin embargo que esa “distancia japonesa” ha influido en su literatura quizás más de lo que él mismo piensa, “posiblemente en el estilo y en la sensibilidad”.

A la hora de conceder el premio, la Academia destacó también la capacidad de Ishiguro para “dejar al descubierto el abismo que existe bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo”. Más inteligible resulta la definición de su obra literaria con mezcla de Jane Austen, Franz Kafka y Marcel Proust…

“Me halagan esas comparaciones y no van mal encaminadas”, advierte. “Aunque mi novelista predilecto es Dostoievski… Pero mis influencias más claras son efectivamente Proust, con quien descubrí la libertad de la memoria frente a la trama lineal, Kafka por su profundidad psicológica y, más que Jane Austen, otra autora victoriana, Charlotte Brontë, la autora de Jane Eyre y Shirley“.

Ishiguro prefiere pensar que el Nobel le viene no por una novela concreta (ni por sus colecciones de relatos cortos como Nocturnos: cinco historias de música y crepúsculo, que publicó Anagrama) sino por el conjunto de su obra y tal vez como representante de “una generación ejemplar de novelistas británicos que se merecen el premio tal vez más que yo”.

En cualquier caso es un honor para él recoger el testigo de alguien como Bob Dylan, que siempre ha sido su “héroe creativo”. “Sin sus palabras y sin su música, posiblemente yo no sería escritor”, reconoce. “Sentí una alegría enorme cuando lo dieron el premio, por todo lo que él supone y por lo que tiene también de reconocimiento al arte escribir canciones, que para mí es tan grande como el de escribir poesía, teatro o novela. Con él quedan también reconocidos de alguna manera otros grandes compositores, como Leonard Cohen y Joni Mitchell. Y así han caído también las barreras: el arte tiene que abrirse por necesidad”.

Inevitable preguntarle a Ishiguro que cómo llegó la noticia del Nobel, si le sacaron de la cama a horas intempestiva y todo los demás. “No fue la típica llamada de Estocolmo”, reconoce. Fueron más bien una serie de llamadas que le interrumpieron el desayuno y le fueron poniendo poco a poco sobre la estela del Nobel de Literatura. “Hizo falta una labor a lo detective Colombo para llegar a la verdad”.

Lo primero que echó en falta fue a su mujer, Lorna MacDougall, su primera y más cruel editora, cuando él mismo se debatía entre la literatura y la música… “Ella llevaba cuatro meses pensando de qué color teñirse el pelo y tuvo que decidir precisamente ese día. Le llamé a la peluquería y le dije: ‘Corre el rumor de que me han dado el Nobel. Voy a necesitar ayuda'”.

Y mientras se iba mentalizando, llegó finalmente la llamada y la confirmación: “Me comunicaron la noticia de una manera muy simple, y me preguntaron humildemente si estaba dispuesto a aceptar la invitación para ir diciembre a recoger el premio. Les dije que por supuesto, que aplazaría todo lo demás. Se pusieron muy contentos porque quiero ir en persona”.

“Me sentiría especialmente emocionado si pudiera de algún modo contribuir a crear una atmósfera más positiva en estos tiempos de incertidumbre”, insistió Ishiguro, sin necesidad de recordar su implicación hasta la médula en la campaña del referéndum de la UE.

Pese a su carácter huidizo y sus periódicas desapariciones de la vida pública, Ishiguro se mojó personalmente a favor de la permenencia en la UE y expresó su ira en un popular artículo en el Financial Times: “Desde el viernes pasado estoy enfadado. Me siento terriblemente enfadado por los que votaron a favor de la salida y especialmente por David Cameron, por permitir que un asunto tan complejo y tan decisivo para nuestro destino se resolviera no por los cauces parlamentarios, sino por por un referéndum que pidieron unos pocos y cuyas reglas no estaban claras”.

Fuente original: http://www.elmundo.es/cultura/literatura/2017/10/06/59d75f1722601df0658b4586.html
#Creativos

Juan José Arreola es recordado con nueva edición de su “Bestiario”

El álbum “Punta de plata” fue publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1959, acompañado por los textos de Juan José Arreola.

Por Redacción, 2018-09-21 16:50

México, (Notimex).- En honor al escritor Juan José Arreola por el centenario de su natalicio, Editorial Planeta, bajo el sello de Joaquín Mortiz, presentó la nueva edición del libro “Punta de plata/Bestiario” e inauguró una exposición con obras de Héctor Xavier.

En la ceremonia, que se realizó en el patio de la Fundación de la Universidad del Claustro de Sor Juana, la poeta Davi Xavier, hija de Héctor Xavier, relató que su padre realizó en 1958 una serie de 24 dibujos de animales trabajados en el Zoológico de Chapultepec, con la antigua técnica punta de plata.

El álbum “Punta de plata” fue publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1959, acompañado por los textos de Juan José Arreola.

Durante su participación, Davi Xavier expresó que su padre fue un artista muy comprometido con su arte y siempre se impuso grandes retos, cuando era niño, en las playas de Tuxpan, Veracruz, dibujaba con una varita sobre la arena, antes de que la ola borrara los trazos.

Abundó que su progenitor dijo en alguna ocasión: “El dibujo para mí es la voz del hombre, y mejor aún si cumple con la necesidad comunicativa del artista. El dibujo es un acto de la inteligencia”.

La poeta señaló que para ella cada dibujo significó una obra terminada, la técnica que utilizó fue la tinta china, japonesa, la punta de plata y en algún tiempo la punta de oro.

Relató que su padre y Juan José Arreola realizaron juntos el magnífico álbum “Punta de plata”, con los 24 dibujos y los textos de Arreola, que fue publicado por primera vez en la imprenta en 1959, y posteriormente hubo una edición facsimilar en 1993.

“En el marco del centenario de Juan José Arreola celebramos los 60 años del prodigio de dos grandes artistas, como escribió el crítico de arte Jorge Alberto Manrique: ‘No se sabe qué admirar más, si la precisión, corrección, elegancia y refinado humor de Arreola o las virtudes de Héctor Xavier”, apuntó.

Por su parte, el músico y nieto de Arreola, José María Arreola, comentó que se siente extremadamente relacionado con el libro de “Punta de plata/Bestiario”, porque el espectáculo que hace Alonso, su hermano, que se llama “Arreola por Arreola de bestias y prodigios”, donde justamente el hilo conductor o lo que atraviesa el espectáculo es el texto.

“No se trata de un libro escrito, sino es dictado a un José Emilio Pacheco muy joven, en medio de la premura y entrega. De tal suerte que ese espectáculo está tocado por esa magia de mi abuelo dictando un libro a un escritor joven como Pacheco, pero lo que resulta deslumbrante y da fe de su capacidad literaria y oral, es que después de eso hubo pocas correcciones desde el punto de vista ortográfico”, apuntó.

Luego de la presentación de la nueva edición del libro, se inauguró la exposición “Punta de plata”, que estará vigente hasta el 19 de octubre y la conforman los dibujos de Héctor Xavier, que incluye figuras como cabra, venado, león, hipopótamo, chimpancé y buitre, entre otros.

#Creativos

Exhiben obras de artistas de Chiapas en festival de Nueva York

Los portafolios presentados retratan el surgimiento del zapatismo y el arribo de refugiados guatemaltecos en la década de 1980.

Por Redacción, 2018-09-21 16:46

Nueva York, (Notimex).- La séptima edición del prestigioso festival de Photoville en Nueva York dedica una de sus exposiciones a fotógrafos del estado mexicano de Chiapas, enfocados en retratar los movimientos sociales y la vida diaria de comunidades indígenas de la entidad.

Titulada (con)Secuencias, la exposición cuenta con fotografías de José Angel Rodríguez, quien ha retratado poblaciones desplazadas en Chiapas, en el sur de México, durante más de 40 años; y Maruch Santíz, quien se ha dedicado a narrar la experiencia de su comunidad tzotzil maya.

La exposición cuenta también con fotografías del colectivo Tragameluz, conformado por unos 20 artistas y aficionados a la fotografía que durante 17 años han desarrollado discursos visuales basados en experiencias colectivas.

La exposición fue promovida por Bats’i Lab, un organismo sin fines de lucro en la ciudad de San Cristóbal de las Casas que promueve la fotografía en Chiapas, y que busca expandir el alcance de los fotógrafos de la entidad. El organismo fue fundado hace dos años por Pablo Farías e Issac Guzmán.

“Nuestro interés era mostrar una trayectoria de continuidad en la fotografía de Chiapas que se relacionara con el trabajo actual de fotógrafos chiapanecos que usan la fotografía para contar historias sobre procesos sociales o sobre su entorno, cultural y tradición”, explicó Farías.

Los portafolios presentados retratan el surgimiento del zapatismo y el arribo de refugiados guatemaltecos en la década de 1980; la vida en una comunidad tzotzil de los altos de Chiapas; y aspectos de movilizaciones sociales contemporáneas.

“Tomamos esos tres portafolios porque son ejemplos interesantes de las fotos utilizadas para crear una narrativa visual clara para alimentar la discusión y los procesos comunitarios en Chiapas y en México”, señaló Farías en entrevista con Notimex.

Farías, un fotógrafo de larga trayectoria, destacó que tales nociones impulsan también a Bats’i Lab, que busca mostrar que las fotografías no son sólo entretenimiento, sino que forman parte de un entramado que contribuye a construir la memoria colectiva y la participación social.

Montada en el parque del puente de Brooklyn, Photoville reúne obras de más de 600 artistas en 90 exposiciones de fotografía al aire libre o desplegadas dentro de contenedores industriales. La entrada a la exposición, montada solo durante septiembre, es gratuita.

Issac Guzmán, fotógrafo fundador de Tragameluz, destacó que este colectivo pretende impulsar la fotografías de Chiapas desde visiones múltiples, y observar desde varias perspectivas un mismo tema. La intención, además, es generar polos de creación alternativos a la Ciudad de México.

“Nos identificamos como una organización libre que trata de llevar a la población la aportación de cada integrante, quienes son muy diversos. Muchos compañeros que toman las fotos tienen otras profesiones, como enfermeras o escritores, y tratamos de integrarlos como comunidad”, dijo Guzmán.

El título de (con)Secuencias alude al poder de la fotografía para generar un diálogo, primero al contar una historia y luego para provocar una reacción tanto del sujeto de la imagen como de los espectadores que la contemplan más tarde en una exposición.

“Lo que intentamos hacer como colectivo es interpelar al espectador para que la fotos generen consecuencias más allá de la simple imagen”, enfatizó Guzmán.

#Creativos

Sergio Ramírez recibirá Honoris Causa 2018 por la UALN

El reconocimiento será entregado el 27 de septiembre, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UALN, según la agenda de dicha universidad.

Por Redacción, 2018-09-20 16:20

México.-El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, anunció hoy que recibirá el doctorado Honoris Causa 2018, por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UALN), en Monterrey, México.

“Nuevamente tengo el placer y honor de visitar México, en esta ocasión por la investidura del doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León en Monterrey, que celebra su 85 aniversario”, informó Ramírez, en sus redes sociales.

El autor de Margarita está linda la mar, Premio Alfaguara de Novela 1998, adelantó que recibirá el reconocimiento junto con la leyenda vivienda del cine mexicano Ignacio López Tarso, y el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) José Sarukhán Kermez.

El reconocimiento será entregado el 27 de septiembre, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UALN, según la agenda de dicha universidad.

Ramírez, también autor de Ya nadie llora por mí, tiene el doctorado Honoris Causa de cinco universidades de América y Europa.

El escritor de Mil y una muertes ha ganado al menos nueve importantes premios internacionales de literatura, ha sido traducido a 17 idiomas, y siete países lo han condecorado.

El novelista, de 76 años, es uno de los escritores vivos más prestigiosos de Latinoamérica.

Ramírez fue vicepresidente de Nicaragua entre 1985 y 1990, tras lo cual abandonó el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).