#Creativos

Preocupa a Nobel de Literatura, el auge de nacionalismos y ‘populismos’

“Durante décadas ha existido un consenso sobre lo que es la democracia, pero ese consenso lo hemos perdido. Hay una desconfianza creciente hacia los políticos y hacia las instituciones”, dice Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954).

Por Redacción, 2017-10-12 13:19

El Mundo.es.- El Premio Nobel de Literatura le ha servido a Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954) como antídoto contra el pesimismo que destilan las noticias. “Vivimos en un mundo muy preocupante, con el auge de los nacionalismos y de los populismos”, declaró el autor de la novela Los restos del día, horas después de se confirmara la buena nueva (al principio pensó que se trataba de fake news) ante un grupo de periodistas en Londres.

El autor quintaesencialmente británico pese a su origen japonés, autor de un contundente artículo contra la xenofobia a raíz del Brexit, reconoció que el alborozo repentino que le produjo la noticia (“solo un loco puede imaginar que un día va a ganar el Nobel”) dejó paso a esa preocupación de fondo que transmitió en una escueta nota que lo dice absolutamente todo…

“El premio llega en un momento en el que el mundo no tiene ninguna certidumbre sobre sus valores, su liderazgo o su seguridad. Sólo espero que el hecho de recibir este honor sirva, de una manera pequeña, para alentar a las fuerzas de la paz y de la buena voluntad en estos tiempos”.

“No quiero entrar en política en un momento como éste”, advirtió Ishiguro. “Pero sí quiero destacar la profunda crisis de confianza por la que está pasando el mundo en general. Durante décadas ha existido un consenso sobre lo que es la democracia, pero ese consenso lo hemos perdido. Hay una desconfianza creciente hacia los políticos y hacia las instituciones”.

Ishiguro mete en el mismo saco el nacionalismo y el populismo, pues los considera manifestaciones de un mundo cada vez más polarizado y manipulado por fuerzas que escapan a nuestro control… “Como individuos nos sentimos nerviosos ante situaciones como éstas. Nos preguntamos cuáles son nuestras responsabilidades como ciudadanos, pero estamos muy ocupados con otras cosas”.

El autor de la distopía Nunca me abandones, compañero generacional de Martin Amis, Julian Barnes, Ian McEwan y Salman Rushdie (el primero en felicitarlo y recordar que además toca la guitarra y compone canciones como Dylan), rompió una lanza por la función de la literatura “para derribar barreras, apelar a nuestro lado emocional y recordar lo que nos hace humanos”.

Del mayordomo Stevens en Los restos del día (encarnado por Anthony Hopkins en la espléndida adaptación cinematográfica de James Ivory, Lo que queda del día), a la visión desde el internado de Kathy H (la protagonista de Nunca me abandones), a la insólita incursión por la Inglaterra arturiana en El gigante enterrado (su última novela), Ishiguro ha tenido la doble virtud de emocionar y desconcertar a partes iguales, y de hacerlo además siguiendo una receta que él mismo describe así: “Tengo mayor tendencia a la calma que al circo, y en eso se nota quizás la influencia de haber nacido en una familia japonesa y de ver las cosas de otra manera”.

Llegado al Reino Unido con apenas cinco años, nacionalizado como británico en 1982, Ishiguro admite sin embargo que esa “distancia japonesa” ha influido en su literatura quizás más de lo que él mismo piensa, “posiblemente en el estilo y en la sensibilidad”.

A la hora de conceder el premio, la Academia destacó también la capacidad de Ishiguro para “dejar al descubierto el abismo que existe bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo”. Más inteligible resulta la definición de su obra literaria con mezcla de Jane Austen, Franz Kafka y Marcel Proust…

Mira esto:  Javier Corral se deslinda del PAN y de Ricardo Anaya

“Me halagan esas comparaciones y no van mal encaminadas”, advierte. “Aunque mi novelista predilecto es Dostoievski… Pero mis influencias más claras son efectivamente Proust, con quien descubrí la libertad de la memoria frente a la trama lineal, Kafka por su profundidad psicológica y, más que Jane Austen, otra autora victoriana, Charlotte Brontë, la autora de Jane Eyre y Shirley“.

Ishiguro prefiere pensar que el Nobel le viene no por una novela concreta (ni por sus colecciones de relatos cortos como Nocturnos: cinco historias de música y crepúsculo, que publicó Anagrama) sino por el conjunto de su obra y tal vez como representante de “una generación ejemplar de novelistas británicos que se merecen el premio tal vez más que yo”.

En cualquier caso es un honor para él recoger el testigo de alguien como Bob Dylan, que siempre ha sido su “héroe creativo”. “Sin sus palabras y sin su música, posiblemente yo no sería escritor”, reconoce. “Sentí una alegría enorme cuando lo dieron el premio, por todo lo que él supone y por lo que tiene también de reconocimiento al arte escribir canciones, que para mí es tan grande como el de escribir poesía, teatro o novela. Con él quedan también reconocidos de alguna manera otros grandes compositores, como Leonard Cohen y Joni Mitchell. Y así han caído también las barreras: el arte tiene que abrirse por necesidad”.

Inevitable preguntarle a Ishiguro que cómo llegó la noticia del Nobel, si le sacaron de la cama a horas intempestiva y todo los demás. “No fue la típica llamada de Estocolmo”, reconoce. Fueron más bien una serie de llamadas que le interrumpieron el desayuno y le fueron poniendo poco a poco sobre la estela del Nobel de Literatura. “Hizo falta una labor a lo detective Colombo para llegar a la verdad”.

Lo primero que echó en falta fue a su mujer, Lorna MacDougall, su primera y más cruel editora, cuando él mismo se debatía entre la literatura y la música… “Ella llevaba cuatro meses pensando de qué color teñirse el pelo y tuvo que decidir precisamente ese día. Le llamé a la peluquería y le dije: ‘Corre el rumor de que me han dado el Nobel. Voy a necesitar ayuda'”.

Y mientras se iba mentalizando, llegó finalmente la llamada y la confirmación: “Me comunicaron la noticia de una manera muy simple, y me preguntaron humildemente si estaba dispuesto a aceptar la invitación para ir diciembre a recoger el premio. Les dije que por supuesto, que aplazaría todo lo demás. Se pusieron muy contentos porque quiero ir en persona”.

“Me sentiría especialmente emocionado si pudiera de algún modo contribuir a crear una atmósfera más positiva en estos tiempos de incertidumbre”, insistió Ishiguro, sin necesidad de recordar su implicación hasta la médula en la campaña del referéndum de la UE.

Pese a su carácter huidizo y sus periódicas desapariciones de la vida pública, Ishiguro se mojó personalmente a favor de la permenencia en la UE y expresó su ira en un popular artículo en el Financial Times: “Desde el viernes pasado estoy enfadado. Me siento terriblemente enfadado por los que votaron a favor de la salida y especialmente por David Cameron, por permitir que un asunto tan complejo y tan decisivo para nuestro destino se resolviera no por los cauces parlamentarios, sino por por un referéndum que pidieron unos pocos y cuyas reglas no estaban claras”.

Fuente original: http://www.elmundo.es/cultura/literatura/2017/10/06/59d75f1722601df0658b4586.html
#Creativos

Cloud Gate Dance Theatre of Taiwan conquista Bellas Artes con “Rice”

El fundador y director de la compañía Lin Hwai-Min creó movimientos potentes y exuberantes, tejidos a través del suelo, la luz del sol, el viento, el agua y el fuego, que los bailarines ejecutaron teniendo como fondo la proyección multimedia.

Por Redacción, 2018-02-17 12:35

México, (Notimex).– Inspirado en el paisaje y la historia de Chihshang en el Valle del Eift de Taiwán, el coreógrafo Lin Hwai-Min creó el espectáculo “Rice”, que evoca muerte y devastación, pero también amor y resurección, para su compañía Cloud Gate Dance Theatre of Taiwan, que anoche conquistó el Palacio de Bellas Artes, de la capital mexicana.

Los 24 bailarines en escena lograron transmitir a través de sus cuerpos cómo es el círculo vital de un arrozal, de ahí el nombre de este espectáculo creado en 2013 para celebrar el 40 aniversario de Cloud Gate Dance Theatre of Taiwan.

Teniendo como punto de partida extensos campos de arroz, la agricultura y la conciencia ambiental, los bailarines hacen uso del Qi Gong, una ancestral técnica de respiración, así como de artes marciales, danza moderna, ballet y caligrafía para ofrecer piezas que anoche fueron ovacionadas por su excelsa técnica.

El fundador y director de la compañía Lin Hwai-Min creó movimientos potentes y exuberantes, tejidos a través del suelo, la luz del sol, el viento, el agua y el fuego, que los bailarines ejecutaron teniendo como fondo la proyección multimedia de los campos que sirvieron de inspiración para esta obra.

Con un vestuario de colores tenues, la agrupación confirmó una vez más porque es consideradas una de las más importantes compañías de danza contemporánea en Taiwan, no solo por la perfección de sus cuerpos, también por lograr hacer tan elocuente la quietud como la energía del movimiento.

Mira esto:  PRD oficializa candidaturas a diputados federales y Senado

Y es que Cloud Gate (Puerta a las nubes) hace referencia a la más antigua danza conocida en China y a través de las coreografías de Lin la compañía transforma la estética antigua en una celebración de movimientos modernos.

Cada pieza está acompañada por canciones populares en Hakka, la más antigua entre los dialectos chinos existentes, y arias de ópera de Occidente, así como el susurro del grano y del viento y el repique de truenos en el lugar, completan el paisaje sonoro.

Las imágenes de vídeo -nubes que se reflejan en el agua, el arroz que se mece con el viento, y el fuego que asola los campos- se han convertido en los elementos visuales esenciales de la producción.

“Rice” está integrado por las piezas “Tierra”, “Aire”, “Polen I”, “PolenII”, “Sol”, “Cereal”, “Fuego” y “Agua”; y su presentación en la Ciudad de México fue posible gracias al apoyo del Ministerio de Cultura y del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de China, y habrá otra función este sábado en el Palacio de Bellas Artes.

Lin Hwai-Min fue distinguido con el Premio Lifetime Achievent en 2009, por el jurado del Internacional Movimientos Dance Prize, en Alemania, donde fue aclamado como “un destacado innovador de la danza”. Ha recibido doctorados honorarios en seis universidades de Taiwan y Hong Kong, el Premio de Artes de Taiwan, entre muchos más.

#Creativos

Indígenas convierten balones de la NFL en obras de arte

La exposición “Juego americano, arte mexicano” se presenta en el Museo de la CDI.

Por Redacción, 2018-02-17 12:32

México, (Notimex).- Maquillaje facial de la cultura Seri, técnicas en estambre y chaquira Huichol, concha de nácar decorada de la cultura otomí, algodones y acrílicos Huipil con técnica de brocado son utilizados para recrear “Juego americano, arte americano”, exposición que se presenta en el Museo Indígena de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) en esta ciudad.

Se trata de 40 piezas originales de arte indígena, basadas en la figura del balón oficial de futbol americano de la NFL, trabajadas con las técnicas y diseños tradicionales de 26 pueblos originarios de México: chatino, chiapaneca, chontal de Oaxaca, chontal de Tabasco, huasteco, huichol, kikapú, maya, mazahua, mazateco, mixe, mixteco, nahua, otomí, pa ipai, pima, popoloca, purépecha, seri, tarahumara, tepehuán del sur, totonaco, triqui, tseltal, yaqui y zapoteco.

Octavio Murillo, director de Acervos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), comentó que la muestra forma parte del programa cultural previo a la celebración de un partido de liga de la NFL en la Ciudad de México, en noviembre pasado.

La exhibición que se reinauguró en el Museo Indígena en el marco del Super Bowl LII, “comenzó como un proyecto del Consejo de Promoción Turística de México, con la idea de hacer algunas obras de arte que fueran intervenidas por indígenas.

“Al final nos buscaron para saber cómo se podía generar un proyecto interesante, novedoso y que reflejara también las culturas indígenas; de tal manera que se hizo una selección de las más representativas manifestaciones artesanales del país”, dijo Murillo.

Con base en su experiencia de trabajo directo en las localidades indígenas, la CDI estableció contacto con talentosos artesanos que, en compañía de los curadores, desarrollaron cada una de las piezas, con estricto apego a las tradiciones estéticas y tecnológicas de los pueblos originarios.

Mira esto:  Astudillo supervisa y evalúa daños por sismo en Costa Chica

Para ello, un equipo de ceramistas, ebanistas y técnicos textiles desarrollaron los moldes, estructuras y patrones con base en los cuales los artesanos elaboraron las piezas de acuerdo con la técnica y diseños específicos de su comunidad.

“De esta manera, tenemos 40 piezas únicas realizadas con las piezas artesanales que representan el arte tradicional de cada una de las 40 localidades que aquí tenemos representadas; son 26 pueblos indígenas de culturas diferentes de 22 entidades del país”, señaló.

La curaduría final representa 23 ramas y técnicas artesanales: cerámica (modelado, engobado, barro negro, bruñido, bruñido y esgrafiado, decorado al pastillaje y vidriado), textiles en telar de cintura (brocado, teñido con tintes naturales y bordado, teñido con tintes naturales).

También, textiles bordados (a mano con diferentes puntadas, con cadeneta, en máquina de pedales), maque y laca, pintura (sobre papel de amate, diseños faciales), escultura policromada, técnicas mixtas (estambre o chaquira sobre madera, textil con aplicaciones), papel recortado y cartonería, cestería, talabartería, incrustaciones, entre otras.

De acuerdo con Murillo, el pretexto de los indígenas que participan en esta exposición radica en el balón, sin embargo, aclaró que “de lo que se trata es rescatar estas técnicas de la cultura popular”.

Mediante estas intervenciones, además de la tradición, se presenta una innovadora aportación estética bajo la apariencia del emblemático balón de futbol americano.

“Juego americano, arte mexicano. Intervenciones indígenas en balones de football”, estará abierta hasta finales de junio próximo en el recinto situado en la zona de Peralvillo, en e norte de esta ciudad.

#Creativos

Entregan Premio Bellas Artes a Novela “José Rubén Romero” 2017

Marco Tulio Aguilera Garramuño, ganó este premio con la novela “Formas de Luz.

Por Redacción, 2018-02-17 12:27

Morelia, (Notimex).- El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Secretaría de Cultura en Michoacán (Secum) entregaron este viernes el Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero 2017” al escritor Marco Tulio Aguilera Garramuño, por la novela “Formas de Luz”.

En este marco, el coordinador nacional de Literatura del INBA, Geney Beltrán Félix, explicó que de acuerdo al jurado calificador la novela galardonada presenta una propuesta narrativa de gran calidad y “se centra en el infierno personal del narrador protagonista, con una profunda visión del ser humano y una ironía. Además, muestra un eficaz manejo del lenguaje y una estructura novedosa y atractiva”.

Durante la actividad realizada en el Teatro Ocampo del Centro Histórico de Morelia, la titular de la Secum, Silvia Figueroa Zamudio, afirmó que a partir de ahora el Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero” se entregara en Michoacán de manera anual.

Explicó que lo anterior surgió luego de que esta semana se entrevistara con la directora general del INBA, Lidia Camacho Camacho, con quien se acordó que este galardón debía continuar y tener como sede la entidad; “así que el premio se queda en Michoacán”, dijo la funcionaria.

Mira esto:  Félix Salgado y Nestora Salgado, van al Senado por Morena

Recordó que el premio se entrega desde 1978, convocado por el INBA y el gobierno de Michoacán a través de la Secum, por lo que desde la administración estatal se harán las gestiones necesarias para seguir fortaleciendo este reconocimiento.

“Sé que en estos casi 40 años prácticamente los escritores mexicanos han sido los reconocidos, y si no mal recuerdo, Marco Tulio Aguilera sería el cuarto extranjero en recibirlo, pero usted ya no es extranjero maestro, es mexicano-colombiano”, dijo Figueroa Zamudio.

Marco Tulio Aguilera Garramuño nació el 27 de febrero de 1949 en Bogotá, Colombia, pero radica en México desde 1977. Estudió Filosofía en la Universidad del Valle de Cali, en su país natal, y obtuvo la maestría en Literatura en la Universidad de Kansas en Lawrance.

Cabe destacar que el Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero” consiste en la entrega de un reconocimiento y un premio económico de 200 mil pesos.