Chilpancingo.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores se negó a responder sobre el comunicado en el que la minera canadiense, Torex Gold, advierte con suspender los contratos laborales de su fuerza de trabajo en el país si las autoridades no desalojan la huelga que trabajadores mantienen en la mina El Limón-Guajes, en Cocula.

Sin embargo, el mandatario dijo que la postura de su gobierno privilegia la conservación de los derechos laborales y el diálogo, y añadió que no busca problemas con los sindicatos.

Entrevistado durante la inauguración del Centro de Salud con Servicios Ampliados, en Chilpancingo, Astudillo Flores expuso:

“La postura del gobierno es que hay que privilegiar la conservación de los derechos laborales, nosotros no nos vamos a meter en problemas de los sindicatos pero el gobierno del estado está muy preocupado por la generación de más de 800 empleos que se generan ahí. Seguimos insistiendo en que se busquen mecanismos de diálogo para resolver ese problema”.

La minera exigió que se desaloje a los trabajadores inconformes antes del 20 de diciembre, pero el gobernador no dijo nada al respecto. El paro inició el pasado tres de noviembre, fecha desde la cual los trabajadores mantiene las actividades detenidas.

Entre otros temas, el gobernador afirmó que los hechos de violencia registrados la semana pasada al interior del penal de Las Cruces, en Acapulco, se debe al traslado de reclusos a otras cárceles del país.

Adelantó que buscarán observar y cumplir las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por lo ocurrido al interior del penal de Acapulco y por los ataques a instalaciones ministeriales por parte de hombres armados.

“Trataremos de observar las recomendaciones de manera responsables y apegadas a la ley”, puntualizó.