Ciudad de México.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presentó su Plan de Retorno e Incorporación a la Nueva Normalidad.

En el documento establece los lineamientos sobre salud y seguridad de su personal, así como de los estudiantes de sus tres escuelas y de los visitantes de zonas arqueológicas y museos.

“Tiene la finalidad de salvaguardar la salud y seguridad del personal que labora en el Instituto, de los estudiantes de sus escuelas, de los visitantes de zonas arqueológicas y museos, de usuarios y solicitantes de trámites y servicios asociados al cumplimiento de nuestras funciones sustantivas.

“Este Plan considera un retorno gradual y progresivo, atendiendo siempre a las medidas y recomendaciones de las autoridades sanitarias que en lo sucesivo puedan generarse”, informó el Instituto en un comunicado de prensa.

El documento, que está disponible para su consulta en el portal web del Instituto, será de observancia obligatoria para todo el personal de los 188 centros de trabajo del INAH en la República Mexicana, los estudiantes la Escuela Nacional de Antropología e Historia, de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México y de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía.

También de los usuarios de sus 98 bibliotecas y acervos, así como para los visitantes a las 194 zonas arqueológicas y los 162 museos que administra.

De acuerdo con el plan, agrega el INAH, la reanudación de las actividades se hará en estricta concordancia con el sistema de semáforo epidemiológico de la Secretaría de Salud y actualizado semanalmente, establecido para la evaluación del riesgo epidemiológico en cada entidad federativa y municipio de México.

El documento destaca dos elementos centrales que se han reiterado en distintos ámbitos: la sana distancia y la limpieza e higiene.

“Estos elementos se atenderán de manera puntual en función de las características de los espacios. También incluye el diagnóstico, la evaluación y el seguimiento de las medidas tomadas en fases previas, durante la Jornada Nacional de Sana Distancia, el retorno y reincorporación”, señala.

Además establece la prioridad para que el personal vulnerable de la institución, por su edad o condición física de salud, continúe laborando desde su domicilio con el fin de prevenir su contagio de Covid-19, o en caso contrario, pueda de manera voluntaria presentarse a trabajar.

Cuando las condiciones permitan la transición a color amarillo del semáforo la organización del trabajo se orientará, por ejemplo, “a la apertura gradual y moderada de las zonas arqueológicas, museos, bibliotecas y otros acervos”.

La reapertura total de las áreas del INAH corresponde al color verde del semáforo de riesgo epidemiológico: reinicio de actividades presenciales académicas y de difusión, apertura total de museos, zonas arqueológicas, archivos y bibliotecas, trabajo en oficinas administrativas.