México.- "Zona de tolerancia", antología póstuma seleccionada por el propio Ramón Méndez Estrada, poeta y académico mexicano, cofundador del movimiento infrarrealista surgido en México a mediados de 1970, reúne cuatro décadas de quehacer y activismo poético.

El libro presentado el jueves 25 de julio en el Multiforo cultural Alicia, es editado en conjunto por La ratona cartonera y Mantra ediciones, representa un viaje a través de la visión de un autor que, en palabras de Antonieta Zenteno, recapitula y enfatiza que, además de ser social, la poesía de Méndez Estrada también abarcó intereses emotivos.

Manuel Illanes, poeta chileno afincado en la Ciudad de México, hizo hincapié  en que la antología elaborada por el propio Ramón Méndez, obliga a reflexionar en torno a su propia figura y a la poesía escrita en la trinchera del infrarrealismo.

Illanes explicó que la antología constituye un hito porque ofrece un panorama recopilatorio de la obra de quien fuera uno de los fundadores del infrarrealismo, en tanto que la obra de Méndez Estada se encuentra dispersa en publicaciones independientes, lo cual ha dificultado su reconocimiento y acercamiento.

Ramon Méndez Esstrada infrarrealista mexicano

Ramón Méndez Estrada, infrarrealista mexicano.

Agregó que otro dato relevante en torno a esta primera edición, es que el proyecto demoró por diversas dificultades técnicas que retrasaron su publicación. Zona de Tolerancia, agregó Illanes, reúne algunos fragmentos de las obras más reconocidas de Méndez Estrada como lo es el poema Cabiria, pero al mismo tiempo, permite aquilatar elementos presentes en el quehacer poético del autor, como la pasión, la aproximación al lenguaje callejero y la observación en regiones marginales de zonas de peligro como son los espacios degradados como lupanares o cárceles.

“La novela de Los detectives salvajes de Roberto Bolaño, si bien galvanizó al infrarrealismo dándolo a conocer, permitió seguir a través de su trama la vida de los infrarrealistas, pero también oscureció la presencia de quienes formaron el  movimiento mismo, privilegiando sus rasgos más básicos y haciendo caso omiso de sus diferencias’, explicó.

Por su parte, Rafael Catana, músico y compositor, así como integrante del infrarrealismo, hizo un llamado al Estado mexicano para que realice ediciones de Ramón Méndez Estrada, pues dijo que “esta es una lucha en el sentido de la difusión y para que la memoria del poeta sea una memoria colectiva”.

Así también, el músico refirió su experiencia de continuo visitante en el Café La Habana, el cual ejercía un papel como espacio y centro de diversos movimientos culturales promovidos por Mario Santiago Papasquiaro y el propio Ramón Méndez Estrada.

Poetas infrarrealistas. Pedro Damian Edgar Artaud y Ramón Ménde

Poetas infrarrealistas. Pedro Damián, Edgar Artaud y Ramón Méndez.

“Ser poeta no era ser políticamente correcto, al infrarrealismo se le veía como a una horda de salvajes, de artistas que cuestionaban el sentido de la vida, de la política y de la izquierda, antes que Jaime López. El infrarrealismo hizo una crítica desde la experiencia política”, aseveró Catana.

En tanto Caliche Caroma enfatizó el cerco que el infrarrealismo debió padecer a causa de una crítica que más bien resultaba carroñera, algo que aseveró, Ramón Méndez contrarrestó empleando su experiencia de vida y poesía hacia el lector entregado y no al crítico que buscaba la comparación.

Por su parte, el académico y también escritor Jorge Aguilera recalcó que leer Zonas de tolerancia permite al lector acercarse más allá de los mitos y la leyenda de la historia de la poesía mexicana a la vida de un poeta que dominaba las formas.

Previo a la presentación del libro se proyectó un video realizado por Héctor Roque y Eder Ortiz, que recalcó la importancia del contexto en el cual surgió el infrarrealismo como una respuesta a un conglomerado de ideas y planteamientos provenientes del ’68 y de la crítica radical a las instituciones de poder, de tal modo, el movimiento no sólo pretendía trasgredir social y económicamente, sino estéticamente.

¿Quién fue Méndez Estrada?

José Ramón Méndez Estrada ​ falleció el 13 de mayo de 2015, en su natal Morelia, Michoacán, tenía 61 años. Fue poeta, periodista, ensayista y académico mexicano. Junto con Mario Santiago Papasquiaro (1953- 1998), Cuauhtémoc Méndez Estrada (1956- 2004), José Peguero (1955), José Vicente Anaya (1947), y el chileno Roberto Bolaño (1953- 2003), dieron vida al movimiento infrarrealista en 1976; dicho movimiento surgió como una poesía alternativa que celebraba el profundo amor por la poesía fusionado con una actitud contestataria.

Méndez Estrada estudió en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México y a finales de la década de los ochentas inició su ejercicio periodístico en los diarios El Nacional, El Financiero, y La Voz de Michoacán.

Entre sus trabajos líricos más conocidos destacan: “La vida de Ginés Pérez”, “Zona de Tolerancia”, “La edad dorada”, “Tiresias”, “La canción del macizo” y “Al amanecer de un día dos lagartija”. También publicó los cuentos “Tzitzilini y Otras Lecciones del Lado Moridor”. “Tonadas ágiles para sonreír en voz alta” fue su último libro, se trata de un volumen con 35 poemas para niños, coeditado en 2013 por Conaculta y la Secretaría de Cultura del Gobierno de Michoacán.

Poema: LOS MOTIVOS DEL GRIFO

Yo no nací para perder
               o para ganar
sólo he nacido, simplemente...
Mi vida es ésta
              –las cartas en la mesa:
la segunda mitad del Siglo Veinte,
un poco en la nostalgia que ha pasado de moda,
otro en los cines y la escuela,
los Testigos de Jehová
predican que está llegando el fin del mundo
y los marxistas
                           que sólo es el comienzo,
está cabrón –dijo un amigo que lo agarró la policía–,
patadas en el culo,
madrazos en el tórax y en la espalda,
y qué hacerle,
                              valemadrear el mundo
                              mariguanear las tardes…