México.- El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados afirmó ayer en San Lázaro que en 2017 65 mil internos no habían recibido sentencia, a pesar de que son el 35 por ciento de la población total de las cárceles del país.

En su documento -publicado en la Gaceta Parlamentaria- “Vivir en Prisión o la Normalidad de Ciertas Injusticias”, el CESOP precisó que ese 35 por ciento de la población sin sentencia representa el 93 por ciento los hombres en prisión.

Advierte el CESOP: “Es un verdadero desafío poder dar atención adecuada, incluso a aquellos que infringen las leyes; sin embargo, ha sido evidente aquí que la falla se encuentra también en la procuración de justicia, si nos atenemos a la cifra de población reclusa que no ha recibido sentencia”.

Afirma el CESOP que “en México se registraron un total de 188 mil 262 personas privadas de la libertad en los centros penitenciarios de las entidades federativas; 95 por ciento hombres y el 5 por ciento mujeres. Sin embargo, un dato que llama la atención es que, en cuanto a su estatus jurídico, 35 por ciento de la población total reclusa no tenía sentencia y, de este total, el grupo con mayor afectación eran mujeres; 44 por ciento de ellas aún estaba en proceso”.

El Centro de Estudios de marras agrega: “En números absolutos, poco menos de un tercio de la población reclusa de las cárceles estatales estaba en la Ciudad de México y en el estado de México durante 2016. Ambas entidades concentraban la mayor cantidad de reclusos, 30 mil 979 y 25 mil 723, respectivamente. Por el contrario, Tlaxcala (con 701) y Aguascalientes (con mil 254), tenían el menor número de internos.

“No obstante, cuando se analiza las cifras de reclusos por cada 100 mil habitantes, aparece que Baja California (363) y Ciudad de México (351) encabezan la lista, mientras que estado de México registró 150 internos por 100 mil habitantes. Por su parte Tlaxcala es la entidad con la menor cantidad de población en centros penitenciarios, también tiene la tasa más baja, 54 personas por 100 mil habitantes”.

Y un dato más del CESOP: “En lo que refiere a los rangos de edad, los reclusos que tienen entre 30 y 39 años constituyen el ámbito en el que se concentró la mayor cantidad de personas internas. Los de 18 a 29 años conforman el 32.8 por ciento”.

¿A qué se dedicaban en libertad los ahora internos? Dice el CESOp que “nueve de cada 10 personas se desempeñaban en empleos de baja percepción: artesanos, operadores de maquinaria industrial, ensambladores, choferes y conductores, además de trabajadores en actividades primarias, vendedores informales”.