Con información de Jesús Solano Fotos de Claudio Vargas

La mañana de este sábado, el candidato a la gubernatura de Guerrero por el PRI-PVEM, Héctor Astudillo Flores presentó la adhesión a su campaña electoral de los alcaldes perredistas de Mochitlán y Tixtla.

Sin embargo, de acuerdo a diversos medios, ambos ediles estarían vinculados al crimen organizado, y han sido señalados de tener nexos con los cárteles de Los Rojos y Guerreros Unidos.

Presume Astudillo apoyo de alcaldes vinculados al crimen - Claudio Vargas 2Durante la conferencia de prensa, realizada en el hotel El Cano, en el puerto de Acapulco, Gustavo Alcaraz Abarca, alcalde de Tixtla, y Severo Espíritu Valenzo, edil de Mochitlán, acompañaron al candidato priísta, quien dijo ante medios de comunicación que la ley electoral aún permite nuevas adhesiones y que estas “fortalecen su campaña y lo encaminan al triunfo este 7 de junio”.

Por su parte, Alcaraz Abarca, quien de acuerdo a un reportaje del diario Reporte Índigo ha sido acusado por los grupos de policía comunitaria local de ser el protector del grupo de Los Rojos, señaló que aunque el municipio que gobierna “es pequeño” le aportará “votos al candidato del PRI”.

En su turno, el alcalde de Mochitlán, Severo Espíritu Valenza, que según al mismo reportaje de Reporte Índigo estaría vinculado al cártel de Guerreros Unidos -y de acuerdo al semanario Proceso, con Los Ardillos -, dijo que “se une a la tarea de la campaña de Astudillo Flores en una decisión responsable y de manera libre, porque consideró que la propuesta del al candidato del PRI es la mejor”.

En abril de 2015, la dirigencia del PRI en Guerrero, había presentado una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) en contra de Espíritu Valenzo, por haber participado supuestamente en un acto de campaña de la candidata a la gubernatura, Beatriz Mojica Morga.

Vínculos con el crimen

Presume Astudillo apoyo de alcaldes vinculados al crimen - Claudio Vargas 1De acuerdo a información recabada de diversos medios nacionales, José Luis Ortega Abarca, apodado "La Gringa", medio hermano del alcalde de Tixtla, Gustavo Alcaraz Abarca, fue asesinado el 25 de enero.

Ortega Abarca, que se desempeñaba como encargado de la dirección de Agua Potable y Alcantarillado de Tixtla, fue señalado por integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de ese municipio como líder de la banda delictiva de Los Rojos en ese lugar.

En febrero de 2015, fuerzas estatales, apoyadas por el Ejército, instalaron cuatro retenes en las entradas del municipio de Tixtla, luego de que trascendió que un grupo de hombres armados había entrado a la cabecera municipal; posteriormente, los militares custodiaron a Alcaráz Abarca, que más tarde se refugioó fuera de Tixtla.

Por su parte, el alcalde de Mochitlán, Espíritu Valenzo, ha sido vinculado a otro grupo delictivo. De acuerdo a una nota del semanario Proceso de febrero de 2015, pobladores de esta localidad se enfrentaron con un grupo de integrantes del grupo delictivo Los Ardillos el 23 de febrero.

“Cerca de las 17:00 horas los hombres, algunos de ellos armados con pistolas y machetes, se dirigían a los municipios de Mochitlán y Quechultenango y al pasar por esta comunidad, descendieron de las unidades de transporte público y particulares donde se desplazaban y caminaron por el lugar lanzando consignas contra la policía comunitaria”, señala el texto.

“El hecho provocó la ira de decenas de hombres y mujeres de este poblado vecino a la capital, quienes encararon al grupo de hombres vinculado a Los Ardillos que eran encabezados por el alcalde perredista de Mochitlán, Severo Espíritu Valenzo”, agrega Proceso.

[caption id="attachment_11697" align="alignright" width="300"]hqdefault Severo Espíritu Valenzo[/caption]