El matrimonio entre dos mujeres que planeaban casarse en el municipio de Iguala, Guerrero, tuvo que ser suspendida luego de que el oficial del registro civil, Gilberto Salgado López, descubriera que una de las solicitantes se encuentra casada.

Pese a que la mujer aseguró que lleva más de diez años separada de su anterior pareja, el oficial explicó que, legalmente, continúa casada. Por ello, hasta que no se realice un divorcio voluntario, encausado y administrativo, la mujer no puede volver a contraer matrimonio.

Pese a que no se reveló el nombre de las mujeres, el funcionario señaló que existen ya cinco solicitudes más para realizar matrimonios igualitarios.

Por ello, invitó a la población en general que quiera un matrimonio igualitario a realizarlo y agenda fecha, siempre y cuando cumplan con los requisitos del código civil en cumplimiento del decreto que emitió la Suprema Corte de Justicia de la Nación para personas del mismo sexo.

Hasta el momento, el Registro Civil de Guerrero mantiene en pie la boda masiva para parejas del mismo sexo que se tiene contemplada realizar el próximo 10 de julio.