Con la decisión del gobierno y la guerrilla de Colombia de establecer un plazo de cuatro meses para lograr un acuerdo final, el proceso de paz está llegando a su momento definitorio, consideraron hoy aquí fuentes oficiales.

El ministro colombiano del Interior, Juan Fernando Cristo, señaló además que la decisión de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de establecer un cese al fuego unilateral a partir de este 20 de julio, contribuirá a bajar la intensidad del conflicto armado.

Aunque descartó de momento la posibilidad de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos haga la propio al insistir que las autoridades no renunciarán a su obligación de atacar el narcotráfico.

“Estamos llegando al momento definitivo del proceso de paz, momento que se va a medir en meses y no en años”, dijo Cristo en una presentación ofrecida aquí en el Diálogo Interamericano para hablar sobre las reformas llevadas a cabo por el gobierno en anticipación al eventual logro de un acuerdo.

El pasado domingo, el gobierno y las FARC anunciaron un acuerdo para “desescalar” el conflicto, en respuesta a la reciente ola de ataques contra personal de las fuerzas armadas y atentados contra infraestructura por parte de la guerrilla.

Cristo explicó que el “desescalamiento” busca fundamentalmente “humanizar el conflicto en Colombia, sacar a la población civil del conflicto y empezar a disminuir la intensidad del mismo”.

El funcionario desestimó igualmente que el plazo de cuatro meses anunciado por el presidente Santos para determinar si las conversaciones en La Habana, Cuba, constituya un ultimátum, y dijo que ello responde a la noción de que este proceso no pueda prolongarse por años.

“No es un ultimátum, no es un plazo fatal”, indicó el funcionario a periodistas al ser cuestionado al respecto al término de su presentación.

Cristo aseguró que el plazo derivó de una declaración conjunta de las dos partes, que llegaron a esta decisión como consecuencia del consenso que las pláticas de paz han generado en la sociedad colombiana.

Ese consenso, explicó, “es que el proceso de paz no puede prolongarse indefinidamente y no podemos tomarnos mucho más tiempo”.