La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) atendió la muerte de un delfín nariz de botella (Tursiops truncatus), cuyo cuerpo apareció en playas del Ejido Arroyo Verde, municipio de Cárdenas, Tabasco.

La delegación de la Profepa en la entidad informó que al encontrarse el cuerpo en alto grado de descomposición, no fue posible determinar las causas de la muerte del mamífero marino, por lo que se procedió a sepultarlo fuera de la zona de playa para evitar algún tipo de riesgo sanitario.

Se trata de un ejemplar de delfín de aproximadamente 2.57 metros de largo, con un peso de 150 kilogramos que, según las versiones de los lugareños, apareció en la playa desde el pasado 5 de julio, pero nadie lo reportó.

Una vez recibida la información, inspectores de la Profepa, en coordinación con personal de la División Académica de Ciencias Biológicas de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, se trasladaron al sitio mencionado para investigar los hechos.

Al llegar al lugar, encontraron al ejemplar de vida silvestre en avanzado estado de descomposición, motivo por el cual no fue posible conocer las causas del deceso.

Por lo anterior y para evitar algún tipo de riesgo sanitario se procedió al entierro del mismo.

El delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) se encuentra listado en la NOM-059-SEMARNAT-2010, bajo el estatus de sujeto a protección especial.

Notimex