México.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) retiró nueve redes de entre 90 y 140 metros de longitud, conocidas como “chinchorro de línea” que se encontraban abandonadas en la zona de refugio de la vaquita marina.

Durante un patrullaje marino en el Alto Golfo de California, la Secretaría de Marina (Semar) y Profepa, para verificar que las embarcaciones pesqueras menores (pangas) de camarón no laboren en dicha área, se encontraron las redes, mismas que fueron prohibidas desde 2005.

El comunicado de Profepa señaló que se revisan embarcaciones pesqueras de manera aleatoria en sitios de embarque y desembarque (muelles y bajaderos), para garantizar que las que cuentan con permiso, no transporten alguna especie silvestre de las catalogadas en riesgo, como la totoaba y la vaquita marina.

De acuerdo con un informe de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en México sólo quedan entre 10 y 15 especies de vaquita marina, conocida como la marsopa más pequeña del mundo.

La amenaza más grave para la marsopa es la pesca ilegal de la totoaba, que en el mercado ilegal alcanza hasta los ocho mil dólares por kilo.