México.- A un año del triunfo de Andrés Manuel López Obrador y siete meses de administración, no existe un cambio en la forma de gobierno, hay incertidumbre, desesperación porque los programas sociales no están operando como lo anunciaron y continúa la burocracia, consideró el presidente del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández.

Consultado vía telefónica a un año de las elecciones, el defensor de los derechos humanos dijo que la región de la Montaña no es prioridad nacional como se prometió y hace falta mayor presencia de los funcionarios en las comunidades quienes pretenden resolver todo desde el escritorio y no están a la altura de las circunstancias.

“Todavía la gente no ve materializado estos cambios que espera, ha habido más incertidumbre, un poco o mucha desesperación porque los programas sociales no están operando como lo anunciaron, en el sentido de que la gente no está recibiendo los apoyos que había recibido (en otros gobiernos) y ahora los nuevos pues tampoco están llegando”, comentó.

Barrera Hernández dijo el programa del fertilizante gratuito está causando mucho resquemor lo que evidencia que la forma de operar por parte de los nuevos encargados de los programas “no están a la altura de las circunstancias”.

Consideró que hace falta mayor personal, mayor presupuesto, mayor presencia en las comunidades “como que todo se quiere arreglar desde los centros políticos, las cabeceras (municipales) o por teléfono como el problema del fertilizante”.

“Sentimos que no se está respondiendo a la situación que enfrentan los pueblos. Los operadores y funcionarios necesitan estar más en el terreno, más ceca de la gente porque fue el reclamo de que mucha burocracia y poca eficacia. Estos siete meses todavía la gente no alcanza a vislumbrar un cambio en cuanto a la forma de gobierno, en cuanto a la implementación de programas”, comentó.

El defensor de los derechos humanos consideró que hasta el momento no se ha notado un cambio con el gobierno de López Obrador, no se está invirtiendo en personal, en una estrategia diferente para que la gente vea que hay otra forma de gobierno y todavía siguen los vicios.

“Las necesidades son muy superiores de lo que piensas los gobiernos y esto hace que haya un poco de frustración, desesperación, confusión porque la gente cae en la tentación de que la forma de cómo se gobernaba era mejor que la actual”, dijo.

En relación con la región Montaña dijo que hasta el momento no es una prioridad nacional como se prometió y no se está atendiendo como debe ser en términos de la rapidez de la urgencia ante la necesidad que tiene la gente.

Este lunes López Obrador encabezará un mitin en el zócalo de la ciudad a un año de su triunfo.