El gobernador de Kinshasa prohibió una marcha de católicos laicos contra el presidente congoleño, Joseph Kabila, el domingo para exigir la aplicación "integral" de un acuerdo de salida de crisis firmado hace un año por mediación del episcopado.

La prohibición se anunció este sábado en un mensaje retransmitido por la televisión estatal.

"La ciudad no dispone de efectivos de policía suficientes para garantizar la regulación de la marcha. En consecuencia, no tomo conocimiento de la autorización solicitada" por los organizadores, declaró André Kimbuta, gobernador de la capital de República Democrática del Congo.

Estaba previsto que la marcha se organizara a partir de 150 parroquias de Kinshasa, una megalópolis de 10 millones de habitantes.

El 31 de diciembre de 2016, poder y oposición firmaron un acuerdo destinado a salir de la crisis originada por el mantenimiento en el poder de Kabila, cuyo mandato presidencial expiraba el 20 de diciembre de ese año.

La Constitución congoleña prohíbe a Kabila volver a presentarse, pero le autoriza a seguir en el poder hasta la elección de su sucesor.

El 23 de diciembre de 2018 deben celebrarse una serie de elecciones en República Democrática del Congo, entre ellas la presidencial, pero el movimiento Lucha por el Cambio y la mayor parte de la oposición exigen una "transición sin Kabila" a partir del 1 de enero de 2018.

La represión de las manifestaciones contra el mantenimiento del presidente Kabila más allá de la fecha de fin de su mandato dejó al menos 50 muertos en todo el país en septiembre de 2016.