México.- El director general del Instituto Mexicano de la Juventud, Guillermo Rafael Santiago Rodríguez informó que el pasado 11 de julio arrancó el programa  de acompañamiento emocional para los jóvenes de México.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el director del Imjuve, acudió este día al informe técnico sobre salud, en donde presentó el programa Red Contacto Joven que busca mejorar la calidad de vida durante la contingencia causada por el covid, a través de acciones de la salud mental y situaciones de violencias presentadas por la población joven del país.

Explicó que el desarrollo del programa tuvo tres procesos, el primero fue emitir la convocatoria abierta, donde al final se seleccionaron a 300 jóvenes de entre 20 y 29 años de edad, de 26 entidades de la República.

De los cuales, dijo, 173 de ellos brindan su servicio social universitario y 127 “son parte del voluntariado”, refirió que de los 300 jóvenes que integran este programa 231 son mujeres.

De los jóvenes que están realizando su servicio social a través de la red, dijo que al final recibirán la beca Elisa Acuña, que son 12 mil pesos al concluir el proceso del servicio.

El segundo proceso fue la capacitación por parte de la UNAM y Secretaría de Salud, para tener las herramientas emocionales para atender a otros jóvenes que presenten estados de ansiedad o alguna otra alteración en su salud emocional.

Refirió que como parte del seguimiento a las personas jóvenes que conforman la red de contacto joven, se cuenta con la supervisión de 20 profesionales de la salud mental para dar asesoría en la atención de casos.

El funcionario federal, informó que a partir del 10 de julio se empezó aplicar el programa, y corresponde el tercer proceso, “de cómo los jóvenes que en estos momentos requieren el acompañamiento emocional van a poder vincularse con esta red joven”.

Dijo que por el momento el acompañamiento será de manera digital y una vez que termine la pandemia será comunitario y presencial.

Informó que 200 jóvenes ya se han comunicado a la línea, y el 60% de los jóvenes que han llamado son mujeres.