Diputados de las fracciones parlamentarias del PRI, PRD y Movimiento Ciudadano presentaron diversas iniciativas de decreto para reformar y adicionar artículos para disminuir el número de legisladores locales por la vía de representación proporcional.

También propusieron aumentar las variables para determinar un feminicidio y sancionar a quien cometa actos de “pornografía de venganza”.

En la sesión de este martes, el diputado priista, Samuel Reséndiz Peñaloza propuso una iniciativa para reformar el Artículo 45 de la Constitución Política del estado, para reducir a ocho el número de diputados que llegan al Congreso local por la vía de representación proporcional (plurinominales).

La propuesta del diputado priista es que, en lugar de los 18 legisladores plurinominales que ocupan una curul dentro del Congreso, sean únicamente 10, y con ello reducir el número de diputados de 46 a 38.

Reséndiz Peñalosa expuso que en Guerrero el número de diputados plurinominales se incrementó cuatro ocasiones en sólo 13 años, pasando de cuatro, en 1983, a 18 en la última  reforma realizada en 1996, lo que equivale a un 450 por ciento de incremento, contra el 100 por ciento que se dio en el mismo periodo a nivel federal.

En contraste, abundó que datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) indican que la población de Guerrero creció sólo el 33 por ciento en el mismo lapso, pasando de dos millones 109 mil habitantes, en 1980, a tres millones 79 mil habitantes, en 1990.

Consideró que tomando la decisión de reducir los diputados plurinominales se evitaría la sobrerrepresentación de las minorías en los congresos, se haría más eficaz la función legislativa, se ahorrarían recursos del erario y se mejoraría la imagen de los diputados ante la mala percepción que tienen ante  la sociedad.

“En este Congreso se nos da la oportunidad de ser vanguardia en el tema. Debemos ser precursores de una de las demandas más sentidas de la población, pongamos el ejemplo reduciendo el número de diputados de representación proporcional. No requerimos esperar a que el Congreso de la Unión lo apruebe para sí, ni que otras Entidades Federativas lo hagan”, señaló.

Aumentar las variables para determinar un feminicidio

En otro punto, la diputada perredista Yuriria Melchor Sánchez, propuso una iniciativa para adicionar disposiciones al Código Penal del estado, y a la Ley estatal de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en las que se contempla una serie de variables para considerar el asesinato de una mujer como feminicidio.

Propuso que el Artículo 135 del Código Penal del estado especifique que comete el delito de feminicidio quien, por razones de género, prive de la vida a una mujer, entendiendo por razones de género cuando se presenten situaciones en que el homicidio se cometa por odio o aversión a las mujeres.

También, cuando se cometa por celos respecto a la víctima, cuando existan datos que establezcan en la víctima lesiones o mutilaciones degradantes, previas o posteriores, a la privación de la vida, violencia sexual, actos de necrofilia, tormentos o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Abunda en que se considerará un feminicidio cuando la víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida, que el cuerpo de la víctima sea expuesto en un lugar público y que existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima, entre otras.

En cuanto a las sanciones, propone que quien cometa el delito de feminicidio se le imponga una pena de 40 a 70 años de prisión, y una multa de 30 mil a 200 mil pesos. En caso de la víctima estuviera embarazada, el delito se sancionará con pena de 50 a 70 años de prisión.

También adiciona el Artículo 135 bis en el que se establece el delito de feminicidio en grado de tentativa, el cual será considerado cuando una mujer presente algún tipo de maltrato antes mencionado sin que pierda la vida.

Respecto a la Ley 553 de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado, propuso la reforma al Artículo 38, en el que se establece que comete el delito de feminicidio quien, por razones de género prive de la vida a una mujer, considerando como  razones de género las mismas que se proponen en la reforma al Código Penal.

En la exposición de motivos, señaló que  en Guerrero siete  de cada 10 mujeres son maltratadas con algún tipo de violencia, y que anualmente son reportadas 14 mil detecciones de violencia, de las cuales el uno por ciento logra gestionarse positivamente.

Dijo que, según estadísticas de la Fiscalía General del Estado, en el 2014 se registraron mil 514 homicidios dolosos, entre ellos, 24 feminicidios y 350 violaciones; mientras que, en 2015 la cifra oficial fue de 2 mil 16 homicidios dolosos, de los cuales 11 se tipificaron como feminicidios y 305 violaciones sexuales.

“Pornografía de venganza”

Otra iniciativa fue la presentada por la diputada Magdalena Camacho Díaz, a nombre de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano, en la que propone sancionar la divulgación no consentida de imágenes sexuales.

Dicha modificación agrega el capítulo siete al Código Penal del estado, con los artículos 188 Bis y 188 Bis 2.

El primero de ellos, especifica que “se le impondrá una pena de uno a tres años de prisión y de cincuenta a doscientos días multa, a toda persona que intencionalmente o con conocimiento, publique material de contenido íntimo o sexual explicito, como fotografías, grabaciones de video, audio o imagen de una persona totalmente desnuda y, subsecuentemente, distribuya dicho material por cualquier medio electrónico, virtual, cibernético, impreso o cualquier dispositivo de divulgación pública, sin consentimiento de la persona o las personas que ahí aparecen”.

El 188 bis 2 señala que “las penas a las que se refiere el artículo anterior se aumentarán en una mitad más cuando las imágenes correspondan a menores de 18 años de edad o personas que no tienen capacidad de comprender el significado del hecho.

La diputada Camacho Díaz expuso que el contexto social actual introdujo “cambios radicales” en la forma y el contenido de comunicación a través del Internet, lo que permite transmitir contenido con inmediatez, y masividad, provocando el fortalecimiento de nuevas relaciones sociales, como los ciber-usuarios, ciber-amigos, y ciber-víctimas.

Consideró que la “pornografía de venganza “dimensiona el carácter de la víctima y del victimario, ya que un “ataque en internet” es personalizado y potencialmente masivo  en cuanto a difusión.

Explicó que el  “porno de venganza” ocurre cuando una persona sube o comparte en Internet imágenes o videos vinculados con la vida sexual de su ex pareja sin el consentimiento de esta, documentos que en su momento obtuvieron con su anuencia gracias a la intimidad existente entre los involucrados.

Citó a Mary Anne Franks (2015), quien dijo, “ha elaborado una guía para regulares, señalado que tantos como 3000 sitios web publican pornografía de venganza, y ese material íntimo es, asimismo, ampliamente distribuido sin consentimiento a través de las redes sociales, blogs, emails y mensajes de texto. La Cyber Civil Rights Initiative (CCRI), es contactada por un promedio de entre 20 a 30 víctimas cada mes”.

Reconoció que el problema no está visibilizado en Guerrero, ya que no existen estadísticas oficiales que hayan estudiado de forma desagregada el fenómeno de la llamada  pornografía de venganza.