Chilpancingo, Guerrero.- En el Congreso local se propuso llamar a comparecer al titular de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), Leonel Galindo González, y al de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG), Arturo Palma Carro, ante la escasez de agua y señalamientos de corrupción.

La propuesta la llevo a tribuna en la sesión de este jueves el diputado de Morena, Zeferino Gómez Valdovinos y turnada a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) para su análisis y dictamen.

En su exposición de motivos, el diputado dijo que el desabasto de agua en Acapulco es un problema que afecta a todo el municipio con una población de 810 mil habitantes, de los que la mitad viven en pobreza y el 15 por ciento en pobreza extrema.

“Resulta no solo pertinente sino obligado conocer el papel que juega la CAPAMA, toda vez que desde la perspectiva de la ciudadanía acapulqueña, este organismo operador goza de la peor opinión y es señalado como el apetitoso botín para los gobiernos en turno, sin alguna ruta visible para su desempeño”, comentó.

“Es una realidad que las diversas administraciones que han estado al frente de CAPAMA no han podido diseñar un planteamiento para el mediano y largo plazo que saque del atolladero a un órgano paramunicipal tan importante; ni tampoco se ha podido diseñar una política pública que garantice la prestación eficiente de este servicio”.

En lo que va del año por lo menos en tres ocasiones la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cortó el servicio a la CAPAMA por falta de pago afectado la distribución del agua.

A ello se suma las deudas que enfrenta la CAPAMA, un caso similar al de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach).