México.- De 207 iniciativas de leyes y decretos presentados en el Congreso local en un año, sólo se dictaminaron y resolvieron 22, el resto sigue en las comisiones.

Ante el rezago legislativo, los diputados de Morena, Marco Antonio Cabada Arias y Arturo Martínez Núñez, propusieron reformar la Constitución de Guerrero para que las iniciativas presentadas se dictaminen y se lleven al pleno en el mismo periodo en el que se presentan.

La iniciativa fue presentada en la sesión de este jueves por Martínez Núñez, quien sostuvo que el rezago legislativo es resultado de la ineficiencia para cumplir con el proceso legislativo y resolver los asuntos “no habría rezago legislativo, si todos los asuntos son atendidos, analizados y resueltos en los tiempos establecidos en la Ley”.

Explicó que durante el primer trimestre de esta legislatura, se presentaron 55 iniciativas, y sólo fueron resueltas 17.

En el segundo trimestre, se sumaron 11 iniciativas, pero sólo se dictaminaron tres. En el tercer trimestre se presentaron 89 propuestas y se dictaminaron solamente 2. En el último trimestre, con cierre al 21 de agosto, se presentaron 52 iniciativas y no se dictaminó ninguna.

En total, se presentaron 207 iniciativas de leyes y decretos, de las cuales sólo se dictaminaron y resolvieron 22, es decir, al cierre del primer año de ejercicio constitucional, quedaron pendientes 185 iniciativas.

Congreso Guerrerp

El rezago pudiera ser por diversas causas, dijo, que van desde las capacidades técnicas, profesionales, equipo, infraestructura, hasta los criterios y referentes de carácter político que orientan las decisiones de los diputados al interior de cada Comisión.

“Nos parece que la laxitud de nuestra Ley Orgánica es la que permite, e incluso, promueve la generación de este rezago (…) los mecanismos y procedimientos aplicables para resolver habiéndose vencido el plazo para dictaminar, van desde la emisión de excitativas, que en los términos vigentes resultan ser simples llamados a misa, pasando por el otorgamiento de ampliaciones de plazo y prórroga, hasta la reasignación de turno a otra Comisión Dictaminadora”.

En el período al que se hace referencia, a ninguna se le amplió el plazo o le fue reasignado el turno a otra Comisión; y sólo para siete iniciativas fue solicitada una prórroga, a las que ya se les ha vencido el plazo y no han sido resueltas.

“Entonces estos mecanismos no están dirigidos a evitar el rezago, sino a justificar el incumplimiento de la responsabilidad de las Comisiones para dictaminar”, dijo.

La iniciativa constitucional propone que, ante el incumplimiento de los plazos establecidos, la Mesa Directiva deberá presentar la exposición de motivos y el clausulado de la iniciativa como dictamen, conforme al proceso legislativo establecido.

Asimismo se prevé que los plazos para dictaminar no podrán exceder del período ordinario de sesiones subsecuente al que fuera presentada la iniciativa.

En cuanto a las reformas a la Ley Orgánica, se propone contabilizar el plazo de 30 días para dictaminar, como días naturales; que la ampliación del plazo para dictaminar -a juicio de la Mesa Directiva-, no exceda de 10 días hábiles.

Que la Mesa Directiva, asuma como una obligación y no como una facultad, emitir la excitativa a la Comisión Dictaminadora al momento en que vencido el plazo establecido, ésta no haya presentado el dictamen correspondiente; que la prórroga, por única vez, no podrá ser mayor a 10 días hábiles; vencidos los plazos para dictaminar y la prórroga en su caso.

Se propone que el presidente de la Mesa Directiva ordene el retiro inmediato de la Iniciativa a la Comisión o Comisiones y, en sus términos, la someterá como dictamen de manera directa en la próxima sesión del pleno.

De igual forma se propone que para agilizar el proceso de aprobación de las minutas enviadas por el Congreso de la Unión, los dictámenes serán debatidos y votados en el pleno el mismo día de la sesión para la que hayan sido inscritos.

Además de fijar un plazo de 30 días a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y la Mesa Directiva para que en coordinación con los presidentes de las Comisiones Dictaminadoras involucradas, aprueben un Plan de Resolución del Rezago Legislativo que deberá contener los mecanismos y lineamientos que permitan emitir resolución de los asuntos pendientes en un período que no excederá del término del segundo período ordinario de sesiones del segundo año de ejercicio constitucional de la presente legislatura.