#Trendy

Prostitución, un oficio que existía desde la época de Maximiliano

Un registro de mujeres del año de 1865 detalla como eran las mujeres que ejercían el oficio más antiguo de todos.

Por Redacción, 2018-06-01 15:29

México.-Su rostro era como el de cualquier mujer de su época. Algunas posaban mostrando su coquetería con la mano en la cintura o en la cara, las más atrevidas alzaban su vestido para dejar ver su pie o la crinolina. Resulta difícil creer que quienes aparecen en estas fotografías formaban parte de un “Registro de Mujeres Públicas”, ordenado por el emperador Maximiliano de Habsburgo para controlar la prostitución en México en 1865.

Benito Juárez tenía ya la idea desde 1862, pero las luchas intestinas que México enfrentó durante el siglo XIX impidieron que la medida cristalizara. A la llegada de Maximiliano, y ante la presencia de tropas extranjeras en el país y la posibilidad de propagación de enfermedades venéreas, se ordenó el registro de prostitutas en la capital.

Las mujeres que se dedicaban a la prostitución tenían que tomarse una foto para acreditar su identidad y registrar su actividad. Nombre, ocupación anterior, edad, lugar de origen, dirección y algunos detalles sobre su salud les eran solicitados.

El “Registro de Mujeres Públicas”, creado el 17 de febrero de 1865, reúne esa información. El valioso documento se encuentra exhibido en una vitrina de la biblioteca del Instituto Nacional de Salud Pública, en Cuernavaca.

A través de 598 fichas podemos darnos una idea de las difíciles condiciones de vida de estas mujeres. La mayoría habían sido costureras, lavanderas, empleadas domésticas o tortilleras.
Pocas pasaban de los 30 años. La mayoría estaba en sus 20, pero también abundaban mujeres de entre 15 y 18 años. Incluso había prostitutas de 14 años.

Eran clasificadas en 1a, 2a y 3a clase, dependiendo del lugar donde trabajaban.

Prostitutas Prostitución, un oficio que existía desde la época de Maximiliano
Oficio de la prostitución.

La mayoría no sabía leer ni escribir, no conocían ninguna educación formal, no tenían trabajo y una salida era la prostitución”.

La guerra también dejó a muchas mujeres indefensas, pues “la mujer dependía totalmente de una figura masculina, ya sea el padre, el hermano, el hijo” y ante la carencia de tal figura, terminaban en la prostitución y expuestas también a enfermedades de transmisión sexual”.

Algunas fotografías han desaparecido del libro, pero aún es posible observar la mayoría de las imágenes que acompañan a la información de estas trabajadoras sexuales.

Los atuendos eran variados. Había mujeres con vestidos ostentosos, guantes y peinados detallados. Algunas posaron incluso con una sombrilla. Estampados florales y complicados diseños le daban un toque de elegancia a sus fotografías.

Algunas prostitutas repetían las poses de las damas de la corte de la emperatriz Carlota y estaban vestidas a la última moda.

Sin embargo, también había mujeres muy humildes, posando únicamente con un rebozo, falda y blusa. Pocas esbozaban una sonrisa. Dejaban ver en su rostro el peso de la vida que habían llevado. Una de las mujeres declaró vivir en los baños de La Lagunilla. Algunas vestían de negro y portaban un crucifijo.

“Hay muchas historias que se han rescatado en los archivos de salud, hay muchos abusos contra estas mujeres. Las acusan de robo, enfrentaban discriminación, rechazo social, una actitud machista, algunas terminaban muy enfermas”, detalló Aguilar Ochoa.

Cuando presentaban alguna enfermedad de transmisión sexual eran aisladas, lo que quedaba asentado en el registro, en letras más grandes y subrayado. Eran enviadas a un hospital y una vez terminado su tratamiento, como se lee en algunas fichas, regresaban a la actividad. Otras más huían y dejaban sin pagar sus cuotas.

En el registro existe un par de fotografías pintadas a color y en algunos casos es posible observar, por los objetos y decoración, que las imágenes provenían del mismo estudio fotográfico.

También encontramos trabajadoras sexuales extranjeras, pues se registró a una mujer alemana, de nombre Carlota , de 2a clase y otra ciudadana francesa, de 1a clase. La mujer alemana, se lee en el documento, entregó su libreta (el documento otorgado a las mujeres que se registraban) en febrero de 1867 porque tenía que ir a Francia.

Las prostitutas tenían que someterse a revisiones médicas periódicas y a pagar impuestos dependiendo de su categoría, ésta se les otorgaba según el lugar en donde ejercían. Rara vez trabajan en la calle, lo hacían en casas. Los inspectores revisaban esos lugares y entonces definían la clasificación.

Para Aguilar Ochoa, este documento resulta sorprendente porque “no hay registros de mujeres públicas antes de estos años. Es el primer registro. Si uno ve las fotos fuera de contexto, la mayoría de las mujeres no parecen prostitutas, finalmente son mujeres de distintas clases sociales, algunas del pueblo que si no estuvieran en el registro definitivamente no se pensaría que se dedicaran a la prostitución”.


Con información de El Universal
#Trendy

Este jueves será el día más largo del año

“Este día 21 cuando el sol esté en su punto más cercano al norte, la luz bisecta perfectamente en un lado iluminado y otro oscuro ese antiguo edificio, lo que sin duda es un espectáculo digno de admirarse”, expuso el también catedrático del Instituto Tecnológico de Mérida.

Por Redacción, 2018-06-19 13:45

Mérida, (Notimex).– El próximo 21 de junio será el día más largo del año, pues la luz del Sol durará unas 13 horas con 25 minutos y además llega acompañado del solsticio de verano, lo que lo hace una fecha importante en el calendario astronómico del 2018.

El reconocido astrónomo yucateco, Eddie Salazar Gambo, explicó en entrevista que se trata del día con mayor insolación o exposición solar de todo el año y en el cual el Sol llegará a su punto más cercano al norte del llamado “Ecuador celeste”.

Además de que el día durará más de 13 horas; a las 05:07 inicia el solsticio de verano, en el que el astro igual llegará a su punto más cerca al cenit, es decir llegará a su punto más alto de su elevación sobre el horizonte.

Precisó que este día también podrán observarse fenómenos arqueoastronómicos en las antiguas ciudades precolombinas de esta entidad, en especial en Chichén Itzá, en donde la posición del Sol hace que dos lados de “El Castillo”, el edificio más importante de esa urbe maya, queden iluminados y otros dos completamente en sombra.

“Este día 21 cuando el sol esté en su punto más cercano al norte, la luz bisecta perfectamente en un lado iluminado y otro oscuro ese antiguo edificio, lo que sin duda es un espectáculo digno de admirarse”, expuso el también catedrático del Instituto Tecnológico de Mérida.

Además, continuó, llega un momento en que el Sol se pone justo a la altura de las alfardas norte y este de esa gran pirámide, lo cual también es un momento que tiene su espectacularidad.

Recordó que en el año 2007, se hizo un intento por parte de las autoridades federales y estatales para difundir y promocionar ese fenómeno, y atraer visitantes a esa zona arqueológica con motivo del solsticio de verano, sin embargo ya no se le dio mayor seguimiento, por lo que para el entrevistado sería bueno retomar ese proyecto.

“Una de las teorías es que si bien el solsticio de verano no tenía un función vital como organizar los ciclos de cosecha en los antiguos pobladores de Chichén Itzá y otras ciudades prehispánicas, como lo tiene el equinoccio de primavera, si fue determinante para los arquitectos que edificaban los grandes edificios”, indicó.

“Sin duda este solsticio tiene mucho que ver con la forma es que los mayas aprendieron a alinear los edificios de sus grandes zonas metropolitanas con respecto a su posición al sol”, subrayó Salazar Gamboa.

#Ciencia y tecnología

Encuentran inscripción milenaria en Castillo del rey Arturo

La leyenda cuenta que el rey Arturo, figura de la literatura europea que se presenta como el monarca ideal en ese periodo medieval, fue concebido en Tintagel.

Por Redacción, 2018-06-19 12:42

México.-El hallazgo de una piedra milenaria con una inscripción única revela la existencia de una “comunidad multicultural” en el castillo de Tintagel, aquel que habría visto nacer al rey Arturo en Cornualles, en el suroeste del Reino Unido, durante la Alta Edad Media.

Los primeros análisis del descubrimiento, del que informaron hoy los expertos, desvelan que contiene ejemplos de escritura latina, letras griegas y símbolos cristianos datados del siglo VII d.C.

Los ejemplos de este tipo de inscripciones de la Alta Edad Media -el periodo inicial de opulencia durante el Medievo que abarcaría del siglo VI al XI- son poco habituales, por lo que English Heritage, el órgano de gobierno de áreas protegidas del Reino Unido, apuntó que esta roca de 1.300 años es excepcional.

Un comisario de la institución, Win Scutt, sostuvo que es “increíble” pensar que “alguien practicara su escritura, con frases latinas y símbolos cristianos” en el acantilado, ya que el castillo está situado a lo alto de una escarpadura.

La leyenda cuenta que el rey Arturo, figura de la literatura europea que se presenta como el monarca ideal en ese periodo medieval, fue concebido en Tintagel, así como también sería la morada del rey de Cornualles en otra obra cumbre de la Edad Media, “Tristán e Isolda”.

#Ciencia y tecnología

Descubren profecías mayas en el “Chilam Balam”

El Chilam Balam es una compilación de textos escritos en distintas comunidades de Yucatán, desde la época prehispánica hasta bien entrado el siglo antepasado.

Por Redacción, 2018-06-19 12:33

México.-Analizan texto maya y encuentran predicciones astrológicas de tipo profético, así como información relacionada con el estudio del cielo.

María de Guadalupe Suárez, investigadora adscrita a la Dirección de Etnohistoria del INAH, estudió el texto anónimo conocido como Chilam Balam Tekax, bajo una nueva luz.

El análisis es el resultado de cinco años de trabajo, mismo que complementa la traducción de 1981, hasta entonces la única que se había realizado en la historia del documento, de casi 190 años.

De acuerdo a la especialista, el texto redactado en lengua maya yucateca en conjunto con caracteres latinos, cerca de 1833, contiene pasajes proféticos y astrológicos que suman importancia a su rol histórico.

El Chilam Balam es una compilación de textos escritos en distintas comunidades de Yucatán, desde la época prehispánica hasta bien entrado el siglo antepasado.

Actualmente, la colección de códices se encuentra en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), y es objeto de estudio de los especialistas en historiografía y etnohistoria.

El Chilam Balam Tekax es también un documento anterior al Chilam Balam Nah o Na, que contiene un calendario solar y lunar, así como un santoral, predicciones astrológicas basadas en el zodiaco europeo y los planetas, y remedios herbolarios.

Se sabe que redacción del texto estuvo a cargo de escribanos de origen maya que tuvieron acceso a textos europeos almacenados en iglesias de Yucatán y otros puntos del país, así como en las bibliotecas de los conventos franciscanos y el Hospital de San Juan de Dios, en Mérida.

La especialista indicó que los autores del Chilam Balam eran individuos que se desempeñaron como maestros de doctrina, sacristanes, notarios o incluso cantores.

Según Suárez, el libro está compuesto por ocho capítulos y un apéndice, entre cuyas páginas se incluye la explicación del concepto de Chilam, protagonista del libro que tenía comunicación directa con el panteón de dioses mayas, antes de la llegada de los españoles.

El segundo apartado, sin embargo, detalla la historia del pueblo Tekax, que se especializó en el cultivo de la caña de azúcar, y la historia del manuscrito, así como los pormenores de su elaboración: materiales empleados, el origen italiano del papel en el que fue escrito, así como la tinta, el tipo de letra e incluso los encabezados de cada página.

En el capítulo quinto, sexto y séptimo, se habla de la bibliografía del documento, del análisis de las funciones del mismo y también se incluye una transcripción del texto completo.

En el séptimo capítulo, se ofrece una relación mensual en la que se reflexiona sobre las diferencias entre los nombres de los santorales que aparecen entre el Tekax y otros manuscritos, mientras que en el octavo apartado se incluye un apéndice con un análisis morfológico de todo el texto.

Todo el manuscrito estaba integrado por 18 folios, pero en el camino desde su lugar de elaboración hasta el pueblo de Teabo, Yucatán, localidad donde se redactó el documento posterior Chilam Balam Nah o Na, se perdieron cuatro y hasta el momento, no se han encontrado.

A principios del siglo pasado, el material formó parte de la colección de un profesor estadounidense especializado en el estudio de la cultura maya, pero luego desapareció hasta resurgir nuevamente y formar parte en 1947 del acervo de la BNAH, donde lleva casi 80 años bajo su resguardo.