Restauranteros y prestadores de servicios turísticos de Puerto Marqués, Revolcadero y Playa Bonfil, protestaron en las delegaciones de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Acapulco, contra lo que consideran hostigamiento de parte de la delegada federal, Maricela Ruiz Massieu, quien está imponiendo multas por retraso en pagos a los concesionarios de zona federal.

Encabezados por Adrián Deloya Álvarez, los restauranteros se manifestaron en las oficinas de la Profepa, y pidieron una audiencia con la delegada, quien no se encontraba. Ante esto, se enfilaron a la delegación de la Semarnat, ahí pidieron al delegado Martín Vargas Prieto, que la Profepa deje de hostigar con cobros elevados a los concesionarios, quienes se encuentran en crisis económica, porque no hay afluencia de turismo en la zona de trabajo.

 “Estamos conscientes de nuestras obligaciones con zona federal, exclusivamente por uso y disfrute de la zona, pero consideremos que vivimos un momento crítico en Acapulco por la carencia de ventas, clima de violencia e inseguridad, aunado al daño por los fenómenos naturales Ingrid, Manuel y mar de fondo”, explicó Adrián Deloya. Dijo que la economía de los prestadores de servicios es crítica y sin embargo, la delegada de Profepa, Maricela Ruiz Massieu.

Se quejó de que en varias ocasiones han acudido a buscar a Maricela Ruiz Massieu, pero nunca la encuentran en sus oficinas y cuando ha acordado sostener reuniones con ellos, los deja plantados.

Los prestadores de servicios turísticos inconformes le solicitaron hacer llegar un oficio a las oficinas centrales de Semarnat, para expresar su queja y solicitar que cesen los actos de acoso contra los concesionarios.