Acapulco, Guerrero.- Damnificados de las tormentas Ingrid y Manuel protestaron en la glorieta de La Diana del puerto de Acapulco, para exigir a los tres niveles de gobierno atiendan las afectaciones que sufrieron sus viviendas hace tres años.

Integrantes de la Coalición de Habitantes Afectados por las Contingencias Naturales del Estado de Guerrero, integrado por damnificados de unidades habitacionales construidas en la zona Diamante, se apostaron sobre la Costera con mantas y pancartas para exigir la atención gubernamental.

El representante de dicha coalición,  Arturo Flores Mercado dijo que a tres años de las afectaciones por las tormentas, que dejaron 3 mil 500 viviendas dañadas y 3 mil 540 personas afectadas, siguen sin tener respuesta del gobierno federal, estatal y municipal.

“Solamente simulan que hacen las cosas y no aceptan su responsabilidad y ya es hora de que den respuesta”, exigió.

Los afectados denunciaron que desde las inundaciones de la zona de punta Diamante, los pobladores siguen expuestos y en riesgo de que se presenten nuevas afectaciones, esto ante la “simulación” de las autoridades, así como compromisos incumplidos por parte de dependencias federales y la anterior administración estatal.

“Todo ha sido una burla, porque más de 3 mil damnificados seguimos en las mismas, no han hecho nada por nosotros, y seguimos en riesgo y en espera de que se nos apoye”, recalcó.

Por lo que los habitantes de los fraccionamientos de interés social de la zona Diamante: Luis Donaldo Colosio, Residencial del Mar, Cecsa 1 y 2, y Rinconada exigieron a las autoridades les den respuestas en el tema de las viviendas, porque con las tormentas Ingrid y Manuel permanecieron inundados hasta por ocho días.

Flores Mercado indicó que las viviendas ya no sirven, por lo que esperan obras de remodelación,  o en el peor de los casos, que los reubiquen pero que les den respuesta inmediata a su situación.

La protesta duró poco más de dos horas, y concluyó a las 12:33 del día sin que acudiera ninguna autoridad para una mesa de diálogo, por lo que mañana miércoles volverán a manifestarse para pedir la intervención del gobierno estatal.