México.- Museógrafos y trabajadores técnicos del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBA) cerraron ayer las instalaciones del Museo Nacional de Arquitectura del Palacio de Bellas Artes, y cancelaron la apertura de la exposición Creatividad y compromiso.

Los arquitectos de la Academia Mexicana de Artes, programada para las 18 horas, tras denunciar que el INBA, que encabeza Lucina Jiménez, contrató a una empresa privada para llevar a cabo trabajos de montaje que realiza el personal sindicalizado de la institución.

Francisco Albarrán, secretario general de Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores del INBAL (SINITINBAL), aseguró que los trabajadores también pidieron la destitución de Cecilia Zárate, coordinadora del museo, ubicado en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes, “ante la corrupción y la falta de capacidad en los montajes”, así como por contratar servicios outsourcing para sustituir el trabajo de empleados de base.

Dicha empresa, cuyo nombre se desconoce, fue contratada por Zárate para realizar las labores comúnmente asignadas a los trabajadores de base, con lo cual la dependencia no sólo duplicaría funciones del personal existente, sino que erogaría un pago

innecesario a una empresa.

“Lo peor es que esa empresa, que ya es ubicada entre los trabajadores, no siempre cumple en tiempo y forma con las actividades que le son asignadas y posteriormente los empleados de base deben concluir dichos trabajos”, apuntó.

“Ayer (lunes) las autoridades del INBA autorizaron a una empresa para hacer el montaje de la exposición Creatividad y compromiso. Los arquitectos de la Academia Mexicana de Artes, mientras que a los propios trabajadores del INBA no se les consideró. Así que decidimos realizar una manifestación en contra de la autoridad, por lo que hoy (martes) cerramos el Museo de Arquitectura debido al desplazamiento de funciones”, expresó.

La tarde de ayer, el SINITINBAL sostuvo una reunión con Pedro Fuentes Burgos, subdirector de administración; Francisco Darío Montiel, director de Asuntos Laborales; y Félix Tena, coordinador nacional de Relaciones Laborales de la Secretaría de Cultura federal, y acordaron que el día de hoy el espacio museográfico abrirá de forma normal.

Sin embargo, recordó que las distintas fracciones sindicales del INBA y la SC federal mantienen colgada una manta, como protesta, en la fachada del Palacio de Bellas Artes, porque hasta el momento las autoridades culturales no han resuelto las demandas de los trabajadores, respecto de las prestaciones y ajustes salariales, “pero no nos han dado fecha para sentarnos a negociar”, reconoció.

En otro contexto, más de 500 trabajadores operativos de confianza del INBA denunciaron que las nuevas autoridades, encabezadas por Lucina Jiménez, les suprimieron las compensaciones y prestaciones ordinarias, que formaban parte de su salario, sin que hasta hoy les haya explicado el motivo ni el fundamento.

Saúl Sánchez, vocero de la comisión de personal de confianza, detalló que aunque Jiménez ha manifestado “el respeto a los derechos laborales de los sindicalizados y de honorarios, consideramos que a los operativos de confianza nos relegaron, al ser excluidos de estas garantías, como resultado de la suspensión de nuestros ingresos”. Dijo que estos más de 500 trabajadores no son funcionarios públicos ni tienen posiciones de dirección, sino trabajadores con funciones administrativas y de servicios generales.

“A partir del 1 de enero de este año, sin tener conocimiento de causa, nos suspendieron los pagos de prestaciones… y en la lógica de los nuevos funcionarios, nos han aplicado la Ley de Remuneraciones, aduciendo que Hacienda no tiene previsto nuestro puesto y ahora nos consideran personal operativo de mandos, cuando somos empleados, es decir, oficinistas, administrativos, con un sueldo mensual promedio de 12 mil pesos”.

Al cierre de esta edición, otro grupo de al menos 50 trabajadores se manifestó afuera de las oficinas del INBA, atrás del Auditorio Nacional, y hacia las 21:00 horas se movilizó hacia Paseo de la Reforma, obstruyendo la vialidad de forma intermitente sin obtener respuesta de las autoridades.