Chilpancingo, Guerrero.-Un grupo no mayor a 200 personas se concentraron el zócalo de Chilpancingo en rechazo a los matrimonios igualitarios, y la adopción de niños por personas del mismo sexo.

Las movilizaciones se realizan dentro de la convocatoria que realizó en todo el país a Conferencias del Episcopado Mexicano (CEM) y el Frente Nacional para la Familia, y de acuerdo con los organizadores, participaron en dicho movimiento 100 ciudades del país, entre ellas en la capital del estado y en Zihuatanejo, municipio de la Costa Grande.

En Chilpancingo estaba programa una marcha por las principales avenidas de la capital, pero la falta de participantes y la lluvia que se registró en la tarde, hizo que el grupo de religiosos e integrantes de la sociedad civil se concentrarán en el zócalo alrededor de las seis de la tarde.

La movilización fue en rechazo a la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto de permitir los matrimonios igualitarios entre personas del mismo sexo, quienes además tendrán la posibilidad de adoptar niños.

“Esta movilización es para defender a la familia y los niños, no podemos permitir que cambien la base familiar: un papá y una mamá. Nuestra lucha es para defender a los infantes, no sería sano para los niños vivir en una familia donde tenga dos padres”, dijo uno de los participantes.

Las personas vistieron de color blanco y portaban la leyenda: “Yo amo mi familia”, “yo decido por mi familia”, la familia es mamá y papá”.  Asimismo, portaban globos en color azul y rosa.

Otra de las ciudades del estado en donde se realizaron movilizaciones en defensa de la familia, fue en el puerto de Zihuatanejo, donde alrededor de 200 personas marcharon por las principales avenidas en rechazo a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

También vestidos de blanco salieron de la explanada del Ayuntamiento con dirección al centro de la ciudad.

En el trayecto gritaron consignas en favor de la familia tradicional. Los participantes en su mayoría adultos que se asumieron como creyentes católicos.

Carmelo Nava Peredo, uno de los organizadores de la marcha en ese puerto dejó claro las intenciones de movilizarse: "estamos defendiendo la integridad, la dignidad de la familia; no estamos de acuerdo en que la familia se desintegre y esa es nuestra lucha. Nuestra marcha es porque siempre esté la mamá mujer, el papá hombre".

En respuesta a las movilizaciones, grupos de la comunidad Lésbico-Gay, realizarán marchas en los próximos días para exigir a los diputados del Congreso local saquen de la congeladora la iniciativa de los matrimonios igualitarios.