*Los trabajos continúan pese a los sellos de clausura que instaló Profepa.

Por Andy García Jr.

Manifestantes del tercer bloque de Puerto Marqués, que fueron afectados por la construcción de la Marina Majahua, a cargo del Grupo Mexicano de Desarrollo, exigieron este lunes al gobierno federal una solución definitiva al problema, pues a pesar que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) colocó sellos de clausura en la obra, los trabajos continúan mientras sus restaurantes poco a poco se caen a pedazos.

Alberto Palma, líder de ese movimiento dijo que “llevamos más de cinco años con este problema, cuando con la promesa de modernizar la zona, permitimos la construcción de la Marina Majahua, pero rápidamente supimos que fuimos engañados, ya que la playa desapareció por completo y lo restaurantes se socavaron por el material pétreo que utilizaron para perforar los cimientos del muelle, por lo que exigimos un solución definitiva y se nos regrese nuestra fuente de ingresos”.

El dirigente, que acompañado de un grupo de sus compañeros protestó en las oficinas de Protur, mencionó que han sido plantados en varias ocasiones por el delegado federal de Gobernación, Erick Castro, por lo que hicieron un llamado al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con el objetivo de que sus restaurantes vuelvan a estar de pie y atiendan al turismo como se merece, ya que sus negocios están a punto de desaparecer por la mala planeación de la obra.

Alberto Palma señaló que los restauranteros no son los únicos afectados por el Grupo Mexicano de Desarrollo, sino también los prestadores de servicios acuáticos que tienen varadas sus embarcaciones ante la ausencia de playa en la zona.