#Trendy

¿Puedes medir la intensidad de un orgasmo?; aquí la respuesta

¿Existe algún intrumento o heramienta para medir la intensidad de un orgasmo?, lee aquí las respuestas.

Por Redacción, 2018-09-04 14:07

México.-El científico italiano Emmanuele Jannini desarrolló el orgasmómetro: una herramienta psicométrica para medir la intensidad del orgasmo femenino

Y ello fue a partir de su premisa clara y contundente: en el caso de los seres humanos, las relaciones sexuales no tienen como único propósito la reproducción.

“Somos los únicos animales en este planeta que estamos teniendo relaciones sexuales no para reproducirnos sino sólo por placer”, apuntó el profesor de endocrinología y sexología médica de la Universidad de Roma Tor Vergata.

Eso significa que los científicos que estudian las relaciones sexuales -señaló Jannini- deberían estar mucho más interesados en la medición del placer provocado por el sexo.

“Es sorprendente que tanto la ciencia como la medicina no hayan mostrado más interés en este aspecto”, dijo el también expresidente de la Sociedad Italiana de Andrología y Medicina Sexual.

Por eso, junto a un grupo de investigadores de varias universidades italianas, Jannini se embarcó en un novedoso estudio científico que tuvo como objetivo principal la medición del orgasmo femenino.

Y sus hallazgos fueron publicados el pasado 29 de agosto bajo el título “Validación de una escala visual análoga para medir la percepción subjetiva de la intensidad orgásmica en las mujeres: el orgasmómetro-F”, en la revista científica PLOS ONE.

“Esta es la primera vez que se mide el orgasmo femenino a través de una herramienta psicométrica validada”, explicó Jannini.

“Nuestro objetivo fue proporcionar el primer y único instrumento, del que tengamos conocimiento, para medir la intensidad, la cantidad de placer femenino, durante el coito, la masturbación y otros actos sexuales”, resumió el profesor.

No se trata de una máquina

El orgasmómetro que Jannini y su equipo de investigadores desarrolló no es un una máquina.

“Bromeamos sobre el orgasmatrón”, indica. “Esa era una máquina usada por Woody Allen en su película ‘El dormilón’ y también aparece en ‘Barbarella’, protagonizada por Jane Fonda, en los sesenta. Usamos un término que, en cierta forma, se parece al de una máquina de fantasía para conseguir un orgasmo”.

Y la idea detrás de la palabra orgasmómetro era no sólo que fuera fácil de recordar, sino que fuese fácil de entender.

“Orgasmómetro significa medidor de orgasmos y resulta más eficiente que una máquina”.

Y es que, el profesor aclara, “una máquina para medir el orgasmo no existe, de la misma manera que una máquina para medir el dolor no puede existir”.

Ambas son sensaciones subjetivas, personales. Por eso, una escala que tú mismo valoras es la mejor opción para medirlos.

Y por eso los investigadores italianos utilizaron el mismo instrumento que se usa para medir el dolor en la práctica clínica, el cual es una escala análoga visual.

“Todos los fármacos para suprimir el dolor que se venden en todo el mundo han sido validados a través de esa escala análoga visual”, recordó Jannini.

Pero, además, “el placer y el dolor son las dos caras de la misma moneda. Ambos son de naturaleza subjetiva y no pueden ser medidos por biomarcadores, sino a través de una evaluación subjetiva, personal”, explicó el investigador italiano.

“Usamos la misma escala con la que se mide el dolor porque el placer (…) no sólo también es subjetivo sino porque estimula partes parecidas (y cercanas) del cerebro con mecanismos similares, tan parecidos que algunas veces el cerebro de algunas personas les cuesta distinguir, decidir, si una determinada sensación fue dolorosa o placentera”, detalló Jannini.

Por ejemplo, cuando comes picante, “estás entre algo que puede ser doloroso y placentero”, explicó.

Y un ejemplo relacionado con la sexualidad es el que tiene que ver con el clítoris, que es el principal órgano del placer femenino: “Si la estimulación del clítoris no es correcta, el placer es fácilmente transformado en dolor”.

“En una violación, la estimulación puede ser la misma de una relación sexual, pero no hay placer, hay dolor: el cerebro ha decidido correctamente que una violación no es placentera, es algo dramáticamente malo, terrible. El cerebro no registra esas sensaciones como placenteras, sino que decide que son dolorosas”, apuntó también el profesor.

Con la ayuda de la memoria

En el estudio participaron 526 mujeres italianas, 112 de ellas pacientes de una clínica de sexualidad que sufren algún tipo de disfuncionalidad sexual.

Mientras que las otras 414, que no presentaban ningún problema de índole sexual, fueron reclutadas a través de una plataforma web.

Tras tener una experiencia sexual (coito, masturbación, sexo oral, u otra), las mujeres entraban a un sitio web, creado por el equipo de investigadores, y respondían una serie de preguntas validadas por la práctica clínica.

“Es un sitio web inteligente que se adapta a las respuestas y los hábitos de quien responde”, apuntó Jannini. Por ejemplo, si la participante es bisexual, se le preguntará sobre su experiencia con una pareja mujer y con una pareja hombre.

Y una de las secciones de ese cuestionario tenía que ver con el orgasmómetro, el cual las hacía otorgarle un valor numérico a la sensación que tuvieron.

El orgasmómetro les daba las opciones de 0 hasta 10 para medir su experiencia orgásmica, siendo 0 una ausencia total de orgasmo.

Y las mujeres podían reportar sus experiencias de forma inmediata o después de semanas y meses de tener la experiencia sexual.

Jannini aseguró que no había necesidad de hacerlo inmediatamente.

“Es exactamente como el dolor. Te puedo preguntar: ¿cuán intenso fue el dolor que sentiste la última vez que fuiste al dentista? Y me responderás sobre cuánto dolor sentiste en esa sensación con el dentista”, explicó.

“Y algo que también es muy importante, me puedes decir cuál dentista te causó una experiencia más dolorosa usando la escala. Si fuiste a dos dentistas diferentes, me puedes decir: el dentista A fue mejor que el dentista B porque este último fue mucho más doloroso”.

Además, en el caso del orgasmómetro, A y B pueden no simplemente ser parejas diferentes, sino la forma cómo se alcanzó o no el orgasmo: masturbación, coito, sexo oral, etc.

De esa forma, el estudio pudo establecer una correlación entre los actos sexuales y las parejas.

¿Asunto de dos?

“La correlación con la masturbación significa que no es verdad que la sexualidad femenina depende exclusivamente de la habilidad del hombre”, indica el profesor italiano.

“Los franceses tienen una frase famosa que dice que las mujeres frígidas no existen, hombres incapaces sí existen”, relató.

Pero, para el experto, esas son ideas machistas que han trascendido en el tiempo y que plantean el cuerpo femenino como un piano o un instrumento silente que se escucha muy bien cuando el pianista o el músico es muy bueno.

“Es una perspectiva muy machista porque toda la responsabilidad del éxito de la experiencia sexual, el placer sexual, está enfocada en las manos, en el pene, en la lengua, del hombre”, señaló el científico.

Mientras que, según Janinni, su estudio demuestra que la responsabilidad del placer femenino depende al menos 50% de ellas.

“Me opongo rotundamente a la idea de que las mujeres son simples instrumentos en las manos de los hombres. Va en contra de mi idea de la paridad en la cama: tenemos los mismos derechos y tenemos los mismos deberes, en cierta forma, a la hora satisfacer el objetivo de las relaciones sexuales, que es el placer”, dijo.

Pero a diferencia de la eyaculación prematura que experimentan muchos hombres, las mujeres necesitan tiempo y libertad porque “el éxito del coito, de la masturbación (u otra actividad sexual) está relacionada con la capacidad de la mujer para dejarse llevar por el placer”, aseguró el investigador.

Las ventajas de la experiencia

La muestra de participantes tenía edades que oscilaban entre los 19 y los 35 años y se halló que la intensidad de los orgasmos aumentaba con la edad.

Y eso tiene una relación con la experiencia personal de cada mujer con su sexualidad.

“No podemos decir que el orgasmo depende totalmente de la edad porque, en el caso de las mujeres que entran en la menopausia hay otros factores que afectan la habilidad de experimentar placer”, dijo Jannini,

“Pero a medida que una mujer comienza a experimentar su sexualidad y a darse cuenta de cómo llega al orgasmo, ya sea por masturbación, por coito u otra forma, la curva llega a un pico entre los 30 y 35 años”, destacó.

Y, según el investigador, para llegar ahí, la masturbación “es una escuela maravillosa, muy eficiente para entender no sólo la complejidad sino la viabilidad (del orgasmo)”.

“Nuestros experimentos han demostrado que hay una gran viabilidad en la experiencia sexual femenina. En el caso de los hombres, sus experiencias orgásmicas son más similares entre sí y eso es diferente en el caso de las mujeres”, destacó además el profesor italiano.

El orgasmo en las mujeres, explicó, puede llegar a ser mucho más viable que en la experiencia masculina.

“El cuerpo de la mujer y su sexualidad no siempre son los mismos a lo largo del tiempo, puede cambiar, y varia de mujer a mujer”, señaló el experto.

#Trendy

Público reflexiona sobre la muerte en exposición de momias

“Momias. Ilusiones de vida eterna” estará abierta al público en el Museo de El Carmen hasta el 30 de junio.

Por Redacción, 2019-05-25 14:24

México. Notimex.- A partir de una colección de cuerpos momificados, la gente reflexiona sobre el concepto de la muerte, toda vez que le permite observar las variaciones en la disposición de un cuerpo inerte a lo largo del tiempo.

Se trata de la exposición Momias. Ilusiones de vida eterna, un testimonio “perpetuo” que conjuga arqueología, historia y antropología física de un tema que está vinculado al patrimonio biocultural.

La muestra está conformada por una colección única de cuerpos momificados procedentes de distintas zonas del país, mismos que se encuentran bajo estrictos controles de temperatura y humedad para su conservación y la propia salud del visitante.

Entre las piezas que conforman la instalación se encuentran: Políptico de la Muerte, el Mictlantecuhtli y un túmulo que se realizó para las pompas fúnebres de don José de la Borda, rico minero y artífice de la iglesia de Santa Prisca, en Taxco, Guerrero.

De acuerdo con un comunicado, destacan también pinturas prestadas por la Pinacoteca de La Profesa.

“Momias. Ilusiones de vida eterna” estará abierta al público en el Museo de El Carmen hasta el 30 de junio.

#Trendy

«Homo Sapiens no es eterno», señala paleontólogo

«La alternativa sería que nuestra especie evolucione a otras especies en un proceso de diversificación», afirmó el especialista.

Por Redacción, 2019-05-25 13:32

EFE.- Como especie estamos en permanente evolución y hay efectos físicos, como la pérdida paulatina de masa ósea o de la muela del juicio, que así lo demuestran, afirma el paleontólogo Antonio Rosas, quien cree que el Homo sapiens puede extinguirse «y antes o después lo hará porque no hay nada eterno».

Desde su laboratorio en el Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid y rodeado de una colección de más de 2.500 fósiles, este experto en neandertales atiende a Efe, y se defiende de los que alimentan la mala fama de esta especie: «fueron una especie equiparable a la nuestra».

–En su libro «Los fósiles de nuestra evolución» (Ariel) empieza tachando gráficamente la clásica imagen de la evolución, ¿por qué?

–La evolución es un proceso que tiende a la ramificación, por eso hablamos de árbol de la vida. Sin embargo, ha calado en el imaginario colectivo la imagen de una secuencia lineal que va desde un chimpancé a cuatro patas hasta ese final con un humano blanco y masculino. Este icono tiene mucha fuerza representativa, pero es erróneo. Para empezar, los chimpancés no han sido nuestros antepasados.

–Pero sí compartimos un antepasado común con ellos, ¿qué se sabe de este?

–Sabemos poco, dada la ausencia de fósiles. Lo que conocemos es a través de inferencias, del estudio de sus descendientes. Faltan pruebas físicas y las inferencias están en discusión permanente. En la actualidad, es uno de los temas más bonitos de la paleontología humana, entender a esa criatura, a ese último antepasado que compartimos con los chimpancés que vivió hace unos 6 millones de años.

–¿Seguimos evolucionando?

–Sin duda, todo es cambio en el planeta. Las especies viven y evolucionan como parte de los ecosistemas, producto de sus relaciones con el medio y con otras especies. La Tierra cambia permanentemente y todas las especies están sujetas a ese devenir del mundo; la especie humana también.

–¿Hemos sufrido cambios perceptibles, significativos?

–Lo más llamativo son los cambios en nuestro esqueleto, que se está reduciendo, en densidad y volumen. Viene decreciendo desde el Neolítico y las sociedades sedentarias no han hecho más que ahondar en estos cambios; la falta de actividad ha reducido nuestra masa ósea. Otro detalle es la pérdida de las muelas del juicio, donde vemos un proceso evolutivo evidente: algunos nacemos sin ellas, lo que se llama agenesia, a otros nos las quitan por problemas de crecimiento y otros pueden permanecer con ellas.

Pero además hay pautas de evolución más sutiles. Por ejemplo, nuestro cerebro está evolucionando, y muy deprisa. La tecnología hace que la cantidad de datos que pasan por nuestros circuitos neuronales sea extraordinaria y a esto hay que adaptarse.

–¿Habrá una nueva especie?

–La lógica evolutiva dice que pueden darse varias posibilidades. Una opción es que Homo sapiens colapse y termine por extinguirse. La alternativa sería que nuestra especie evolucione a otras especies en un proceso de diversificación, lo que no deja de ser también un modo de desaparecer. En todo caso, Homo sapiens antes o después dejará de existir porque no hay nada eterno.

–¿Por qué solo sobrevivió Homo sapiens?

–En la raíz está la capacidad reproductiva. La biología reproductiva sapiens es tremendamente eficaz y las diversas crisis sufridas durante centenares de años han sido superadas por esta capacidad.

–De los descubrimientos en los que ha participado, ¿con cuál se queda?

–Los primeros amores siempre dejan huella y el mío es una mandíbula de hace 400.000 años hallada en 1984 en la Sima de los Huesos, en Atapuerca, Burgos (España).

–¿Siguen representando los neandertales la imagen de lo primitivo?

–Sí, injustamente. Esa imagen supone un alivio de la conciencia sapiens porque nuestro cerebro se mueve en esa dialéctica sencilla: si tenemos algo malo, tenemos algo bueno. La ciencia ha ido demostrando que los mitos no se corresponden con la realidad; tenían habilidades que al principio solo se atribuían a Homo sapiens, como la ornamentación corporal, división de tareas por sexo o conocimiento de las cualidades medicinales de las plantas. Además, hubo varios cruces entre neandertales y sapiens. Usando un verso de Antonio Machado, hay en mis venas gotas de sangre neandertal.

#Trendy

Lele Pons y Juanpa Zurita protagonizarán miniserie de Black Mirror

Little Black Mirror contará con tres mini episodios conectados con el universo Black Mirror y estará protagonizada por Juanpa Zurita y Lele Pons

Por Redacción, 2019-05-25 11:56

México.- Netflix lanzará el próximo 5 de junio la quinta temporada de la serie Black Mirror, sin embargo, la plataforma de streaming también anunció la creación del proyecto titulado Little Black Mirror.

Little Black Mirror contará con tres mini episodios conectados con el universo Black Mirror y estará protagonizada por Juanpa Zurita y Lele Pons.

El primer capitulo de la serie se estrenará el domingo 26 de mayo en el canal de YouTube de Netflix. Los otros dos saldrán el 2 y el 9 de junio, respectivamente.

Estas son algunas reacciones ante el anuncio: 

¿Tú que opinas?