México, (Notimex).- Cada jueves, la Organización Mundial de la Salud (OMS), organiza una video conferencia de casi 100 científicos, reguladores y financiadores que trabajan colectivamente con una colección de animales de laboratorio, incluidos ratones, hurones y varias especies de monos, de acuerdo con un artículo publicado en la revista Science.

En este grupo intercambian los últimos datos y consejos, como la eficiencia de las diferentes rutas de infección y los lugares más probables para encontrar el patógeno en los animales y todos se han apresurado a conseguir un modelo animal que sea fiel a la condición humana, de acuerdo con Chad Roy, del Centro Nacional de Investigación de Primates de Tulane.

Por ejemplo, los hámsters sirios están ganando otro tipo de atención por parte de los científicos que intentan comprender y derrotar a COVID-19, por lo que el científico Jasper Fuk-Woo Chan de la Universidad de Hong Kong (HKU) y sus compañeros de trabajo infectaron recientemente a ocho hámsteres.

De acuerdo con Chan, los hámsters sirios presentan alteraciones que se parecen mucho a las manifestaciones de infección del tracto respiratorio superior e inferior en humanos.

Los hurones también son un pilar de la investigación sobre la enfermedad respiratoria y la gripe, porque el virus de la gripe no solo los infecta, sino que produce síntomas semejantes a los humanos.

Además un estudio desarrollado en monos revela que la infección por coronavirus produce al menos inmunidad de corta duración, este hallazgo fue descubierto por Vincent Munster, de los Laboratorios Rocky Mountain del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, cuyo equipo se centra en los monos.

Los modelos animales ayudan a probar las vacunas experimentales, también podrían advertir sobre los peligros de las vacunas y fármacos también pueden explicar por qué los niños rara vez desarrollan síntomas específicos de ciertas enfermedades.

Los científicos también aseguran que los ratones son fáciles de manejar y reproducir, por lo que se han convertido en el pilar de la biomedicina, además un buen modelo de ratón sería una gran ayuda para la investigación de coronavirus.

De acuerdo con el artículo, los investigadores también han modificado la genética de los animales, por ejemplo, Jackson Laboratory (JAX), es el proveedor de ratones gigantes sin fines de lucro, lo logran congelando el esperma de los animales.

Un equipo chino también diseñó ratones para experimentar con la proteína ACE2 humana y así estudiar el SARS, por lo que mantuvo algunos de los animales infectados por coronavirus y observaron que los animales perdieron peso y mostraron signos de neumonía.

Otros investigadores del SARS-CoV-2 están recurriendo a las ratas, sin embargo, no son más susceptibles al COVID-19 que los ratones, pero su mayor tamaño es una ventaja dice Prem Premsrirut de Mirimus, una compañía que está colaborando con un grupo académico para diseñar un modelo de rata alterando su receptor ACE2.