México.-Vivimos para comer, pero podríamos comer para vivir más.

Yo sé que la comida es importante para nosotros los mexicanos. Celebramos con comida. Lloramos con comida (y bebida). Si estamos aburridos, comemos. Si no hay nada qué hacer, comemos. Y si necesitamos mejorar nuestra salud, la dieta es lo más importante.

Pero no es fácil comer bien, especialmente con tantos antojitos mexicanos a nuestro alrededor (¿alguien dijo tacoooos?). Pero no importa si es fácil o no. Si es barato o costoso. ¿Qué tanto estás dispuesto a hacer por tu salud?

Párale a la carne

Un estudio de la Universidad de California descubrió que las personas que comen menos carne, viven más. Los vegetarianos no sólo comen menos grasas saturadas, sino que le entran más a los granos enteros, frutas y verduras, las cuales son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Una copa de vino de vez en cuando

Se ha demostrado que el consumo moderado de vino tinto reduce la disminución de la función cardiovascular relacionada con la edad. Según la Asociación Americana del Corazón. También mejora los niveles de colesterol y la respuesta inflamatoria, según Mayo Clinic. Para las mujeres, el consumo moderado significa no más de una copa por día. Para los hombres, no más de 2.

Éntrale a la sandía

La sandía es rica el licopeno, un nutriente conocido por sus beneficios para combatir el cáncer y las enfermedades cardíacas. Almacena la fruta en temperatura ambiente, porque según una investigación en el Diario de Química de Alimentos, las sandías producen más licopeno a temperatura ambiente, cuando se enfrían.
Come como los nipones

Las personas que viven en Okinawa, la parte sur de Japón, son reconocidas por sus vidas longevas y menor riesgo de enfermedades. Una investigación sugiere que esto sucede por la dieta que llevan. Las personas de Okinawa comen menos calorías, pero llevan una dieta nutricionalmente densa. Comen una gran cantidad de tofu y papas dulces, ricas en betacaroteno y vitamina C.

Come más grasa (buena)

La grasa no es mala, lo que pasa es que no sabes cómo comerla. Las grasas buenas (monosaturadas) ayudn a disminuir el colesterol mal, aumentar el bueno y disminuyen el riesgo de aterosclerosis. Estas grasas buenas incluyen: nueces, aceitunas, aceites y aguacate.

Frutas y verduras

La vitamina C protege las células de los radicales libres. Desafortunadamente la vitamina C es soluble al agua, y el cuerpo no puede almacenarla. Para tener suficiente vitamina C en el cuerpo, es importante comer frutas y verduras de manera regular, múltiples veces al día.