México.- El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, sostuvo que no se disculpará por su declaración de que Dios castigó a quienes le robaron el triunfo electoral en 2018.

"Que se queden sentados, yo no daré disculpas, pues quienes han dañado al pueblo son Vicente Fox y Felipe Calderón, son unos rateros", dijo en entrevista tras asistir al Primer Informe de Gobierno del alcalde de Teziutlán, Carlos Peredo.

Aseguró que se trató de una expresión popular que impactó "en el corazón de la hipocresía de ultra derecha".

Por lo que reiteró que no se disculpará y que las disculpas las tendrían que ofrecer Vicente Fox y Felipe Calderón.