La exposición al sol es acumulativo por lo que al vacacionar en playas o piscinas se deben tomar precauciones contra la acción dañina de los rayos UV, especialmente con niños y adolescentes, ya que podrían generar cáncer de piel.

Al respecto, la Secretaría de Salud de Querétaro informó que sufrir dos o más quemaduras durante la infancia eleva el riesgo para desarrollar esta enfermedad en la etapa adulta, por lo que dio a conocer las recomendaciones para prevenirla.

Abundó que los rayos solares pueden dañar la piel, donde las radiaciones electromagnéticas ultravioletas (UV) emitidas por el sol son de tres tipos: UVA, UVB y UVC y a la superficie de la tierra sólo llegan las radiaciones UVA y UVB, variando sus características según las estaciones y los cambios atmosféricos.

Señaló que las quemaduras se clasifican en cuatro grados, siendo el primer grado el más leve y el cuarto el más profundo, y el sol suele provocar quemaduras de primer y segundo grado.

Explicó que las de primer grado se limitan a la capa superficial de la piel y causan enrojecimiento y ardor, en tanto que las de segundo grado afectan las dos primeras capas de la piel y causan eritema intenso de la piel, dolor, ampollas, apariencia lustrosa por el trasudado, posible pérdida de la epidermis y sensibilidad al aire o al contacto con cualquier objeto.

La aparición de los síntomas puede variar entre una a 24 horas y suelen alcanzan su pico máximo a las 72 horas, además de que las complicaciones tardías más frecuentes son infección secundaria, pigmentación parcheada y erupciones de tipo miliaria. La piel exfoliada puede mostrar una especial sensibilidad al sol durante uno o varios años.

Al sufrir quemaduras solares, la dependencia recomendó hidratarse de forma abundante, vía oral; realizar un baño frío o utilizar compresas frías sobre la zona quemada por el sol; lavarse suavemente con una solución jabonosa y enjuagar con abundante agua; aplicar productos tópicos hidratantes como gel de aloe o antinflamatorios.

Asimismo, evitar productos comerciales que contengan Benadryl o benzocaína, ya que pueden provocar irritación de la piel o alergia; si hay ampollas, evitar romperlas, pues se pueden infectar; mantenerse alejado del sol u otras fuentes de radiaciones ultravioletas hasta que la quemadura haya curado, y evitar contacto con sustancias irritantes.

La dependencia estableció que la forma más efectiva de fotoprotección es permanecer en lugares resguardados de la radiación solar, especialmente entre las 10 de la mañana y las 16:00 horas, que cuando mayor incidencia de radiación ultravioleta se registra.

También se aconseja usar ropa que cubra la mayor parte de la superficie de la piel, así como utilizar gorras, sombreros, viseras y gafas, lo cual no significa relajar el cuidado y protección, finalizó la Secretaría de Salud.

Notimex