México.- La fama y fortuna llegaron a Carlos Villagrán en los años 70 al ser parte del elenco de El Chavo del 8, pero a finales de aquella década quedó fuera del programa, y su vida cambió radicalmente.

El actor se enfrentó a dificultades por encontrar trabajo después de que la popularidad de su personaje Quico superara al del protagonista, El Chavo, y las rencillas con Roberto Gómez Bolaños obligaron al actor a salir de la famosa y “bonita vecindad”.

Villagrán fue llamado a la oficina de Emilio Azcárraga Milmo, presidente de la cadena Televisa, quien le ofreció producir un programa nuevo, “sin los cachetes”, pero bajo la dirección de Gómez Bolaños. Carlos quiso explicarle que no tenía buena relación con Chespirito, pero el empresario, conocido como el Tigre, le dijo que eso no le importaba y lo amenazó con que no debía dejar su empresa.

“Me dijo: ‘¿sí o no? Me saben a mierda sus diferencias, ¿sí o no?’. Me paré, le dije ‘no, señor, muchas gracias’, y me fui”, ha recordado Quico en varias entrevistas sobre aquel momento sucedido antes de la década de los años 80.

Azcárraga lo amenazó con destruirle la vida, y cumplió en el tema laboral. Carlos Villagrán ha dicho que el Tigre lo vetó durante décadas y envió mensajes a todas las empresas televisivas de Latinoamérica para que no le dieran trabajo.

“Lo que me decían es que amenazaba con dejar de surtir El Chavo del 8 y telenovelas a quienes me dieran trabajo”, recordó Villagrán en un programa mexicano, La historia detrás del mito.

Sin trabajo, Carlos Villagrán aprendió por las malas que no debía confiar en cualquiera. Y es que ha recordado que dos hombres le propusieron asociarse para vender ropa con una marca que se llamaría Quico’s World.

“La idea era mandarla a todos los lugares donde llegó El Chavo del 8”, pero sus supuestos socios, cuenta, se fueron con el dinero y nunca aparecieron de nuevo.

“Tuve que hipotecar mi casa, perdí la casa, perdí todo, me quedé sin cinco centavos, y de repente se apareció Dios, y otra vez a empezar a hacer Quico, empezar a hacer giras”, contó el actor en una entrevista con La peña de Morfi, en Telefe, de Argentina.

Después del descalabro económico, Carlos Villagrán se refugió en América Latina para trabajar donde le abrieran las puertas. Se enfrentaba al veto en las televisoras por órdenes de Emilio Azcárraga Milmo, y en cuestiones legales se enfrentó a un bloqueo de Roberto Gómez Bolaños, quien le impidió, por ejemplo, presentarse en un teatro en Argentina amparado por la supuesta violación a los derechos de autor del personaje escrito por Chespirito.

Aun así, nunca le faltó trabajo y encontró en el circo la mejor manera de seguir usando su personaje. “Siempre tuve trabajo, siempre. Conozco más tu país (Argentina) que ningún argentino, por todos lados, pueblitos chiquitos, grandes, con el circo fui y conocí todo”, recordó en la entrevista con Telefe.

Villagrán vivió 11 años en Argentina, 3 años en Chile, 3 en Brasil, 2 años y medio en Miami, y 8 años en Venezuela, donde un ejecutivo de una televisora independiente le abrió las puertas sin importarle la amenaza de Azcárraga Milmo.