México.- Actualmente, en México, hay 11 universidades estatales en crisis financiera; sin embargo, todas trabajan con un déficit presupuestal que las puede poner en riesgo o hasta en quiebra, manifestó la rectora de esta institución, Teresa García Gasca.

Por ello la Rectoría del Alma Máter queretana afirmó que es la oportunidad perfecta para que tanto las autoridades estatales como las federales establezcan reglas claras a fin de construir de manera conjunta un mejor proyecto para la educación pública.

En este, dijo, se les debe dar viabilidad financiera a las universidades públicas basándose sobre todo en un análisis detallado de sus logros académicos, pero también de transparencia y rendición de cuentas.

“Nosotros hemos estado insistiendo en que se valore universidad por universidad, sin generalizar, y en función de nuestros logros y áreas de oportunidad, establezcamos metas; incluso que la asignación de recursos vaya dándose en función del cumplimiento de estos éxitos. Es momento propicio para que la Secretaría de Educación Pública recapacite al respecto”, indicó.

Las Casas de Estudio que actualmente presentan problemas financieros son las de los estados de Morelos, Oaxaca, Zacatecas, Chiapas, Estado de México, Tabasco, Veracruz, Michoacán, Nayarit, Guerrero y Baja California.

“El año pasado únicamente nueve universidades eran las que urgían ser rescatadas, para lo cual se requerían alrededor de 20 mil millones de pesos; fue en la transición de los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Pero no se les rescata, ya que únicamente se les otorgaron 2 mil millones de pesos para que salieran adelante en 2018. El bote salvavidas volvió a hundirse y actualmente ya son 11 universidades en riesgo”, dijo.

La Rectora de la UA indicó que son aproximadamente 15 mil millones de pesos los que necesitan estas instituciones, pero la Secretaría de Educación Pública ha dicho que se les condicionará el rescate a la realización de cambios estructurales.

“Necesitamos que no únicamente se ponga el reflector en las 11 universidades con problemas, sino que a todas se nos permita un análisis concienzudo”, apuntó.

La Universidad Autónoma de Querétaro tiene finanzas sanas, no está endeudada y tiene un proceso de transparencia riguroso, aunque siempre perfectible, manifestó García Gasca; además, en cuanto a lo académico está entregando resultados positivos.