#Orbis

¿Quiénes son los que mataron al equipo de prensa de Ecuador?

Mientras está siendo perseguido, Guacho se financia con la droga que envía hacia Estados Unidos en alianza con las mafias mexicanas a través de una ruta del Pacífico.

Por Redacción, 2018-04-14 10:38

Los disidentes colombianos que según autoridades secuestraron y mataron a los dos periodistas y el chofer de Ecuador, se rebelaron contra el proceso de paz con las FARC y ahora son unos mil 200 combatientes repartidos en varios grupos.

Sin un mando unificado, los disidentes fueron considerados desertores por las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La división se produjo meses antes de que el ahora partido de izquierda firmara, en noviembre de 2016, el acuerdo que condujo al desarme de unos 7 mil combatientes.

“Algunas de estas disidencias se han manifestado hostiles no sólo al acuerdo de paz sino a los líderes de la antigua guerrilla. Los han catalogado de traidores y en algunos casos han declarado objetivo militar”, señaló a la AFP el senador Iván Cepeda, quien asesoró las negociaciones de paz de La Habana.

Encabezados por mandos medios de la otrora guerrilla, los disidentes eran en ese momento unos 500 a 700 hombres y mujeres bien armados que operaban principalmente en ocho de los 32 departamentos de Colombia.

Pero en año y medio este ejército disperso que se lucra del narcotráfico y la minería ilegal, pasó a tener unos 1.200 combatientes, según el general Alberto Mejía, comandante de las Fuerzas Militares.

En opinión de Ariel Ávila, analista de la Fundación Paz y Reconciliación, los disidentes están distribuidos en 15 grupos, “tres de ellos muy grandes” en los departamentos de Guaviare (sur), Meta (este) y Nariño (fronterizo con Ecuador)“.

Detrás del secuestro y asesinato del equipo de prensa del diario El Comercio están precisamente las disidencias que dirige Walter Patricio Artízala Vernaza, conocido como Guacho, de origen ecuatoriano, según inteligencia colombiana .

“No nos acogimos al proceso de paz, no era porque no estuviéramos de acuerdo sino porque hubo una desigualdad en los guerrilleros medios y la tropa“, dijo Guacho en una entrevista con el canal de televisión RCN.

El terror de la frontera

Negro y delgado, Guacho militó por 15 años en las FARC.

Durante ese tiempo este hombre que no supera los 35 años, se especializó en explosivos, narcotráfico y finanzas, y ahora se mueve entre ambos lados de la frontera con su grupo de entre 70 y 80 hombres llamado “Oliver Sinisterra“.

“El grupo de Guacho es de 80 personas máximo pero conocen el territorio, se mueve mucho en la frontera y se llevó la base social que era de las FARC, campesinos cocaleros, entonces es un grupo que puede crecer rápidamente“, apuntó Ávila a la AFP.

Las autoridades también lo responsabilizan de varios ataques con explosivos que han dejado a oscuras a Tumaco, un poblado fronterizo de unos 200.000 habitantes, que concentra el mayor número de narcocultivos en el mundo.

En el lado ecuatoriano sería el autor de una ofensiva inusual contra la fuerza pública, que ha dejado cuatro muertos y decenas de heridos desde inicios de año.

Hoy, Guacho es el hombre más buscado tanto en Colombia como en Ecuador.

Tras anunciar a su país el asesinato del equipo de prensa, el presidente Lenin Moreno anunció una millonaria recompensa para detenerlo.

“Hemos incluido al narcoterrorista alias Guacho en la lista de los más buscados del Ecuador y ofrecemos una recompensa de 100 mil dólares por información que conduzca a su captura en el Ecuador o en Colombia”, sostuvo.

Mientras está siendo perseguido, Guacho se financia con la droga que envía hacia Estados Unidos en alianza con las mafias mexicanas a través de una ruta del Pacífico.

El gobierno de Juan Manuel Santos desplegó a principios de año 9.000 efectivos militares para intentar recobrar el control de Tumaco, una zona de dominio de la antigua guerrilla y que ahora se disputan varios grupos armados.

Colombia es el principal cultivador mundial de hoja de coca, materia prima de la cocaína, y también el mayor productor de esta droga, según la ONU.


Fuente: https://www.24matins.es
#Orbis

Restauración de museo incendiado en Rio llevará 10 años, según Unesco

Las causas del siniestro continúan siendo investigadas por las autoridades brasileñas.

Por Redacción, 2018-09-19 11:23

México.-La restauración del Museo Nacional de Rio de Janeiro, reducido a cenizas a principios de mes, llevará al menos 10 años de trabajo, estimó este martes el grupo de trabajo de la Unesco en conferencia de prensa en Brasilia.

“Estimamos algo cerca de 10 años en base a ejemplos de situaciones similares”, afirmó Marlova Jovchelovitch Noleto, representante en Brasil de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“Será un trabajo gradual, y en varias etapas se podrá ir abriendo el museo nuevamente para recibir al público”, agregó.

El Museo Nacional de Rio de Janeiro, arrasado la noche del 2 de setiembre por las llamas, era el mayor museo de historia natural y antropológica de América Latina, con más de 20 millones de piezas.

La jefa de la Misión de Emergencia de la Unesco para la institución, Cristina Menegazzi, estimó que “no existe en este momento ninguna solución mágica que permita reconstruir el museo en algunos meses” y el trabajo de identificación de restos de piezas será “largo”.

La misión de la Unesco se encuentra en Brasil desde la semana pasada.

Las causas del siniestro continúan siendo investigadas por las autoridades brasileñas.

#Clickeando

Odisea buscar medicina en Colombia: venezolano parapléjico

Por Redacción, 2018-09-19 10:06

México, AFP.-En los neumáticos de su silla de ruedas ya asoman alambres. Pero José Agustín López guarda la esperanza de que soporten los 500 kilómetros que le faltan para llegar a Bogotá a recibir la asistencia médica que no tuvo en Venezuela.

Su hijo Jefferson Alexis lo empuja cuando trepan las montañas de Colombia y lo sostiene cuando se avizora la cuesta abajo. El frío y el calor extremos, que cambian al vaivén de la geografía, son compañeros inseparables.

“Me vi en la obligación de tomar el rumbo de Colombia para conseguir todos los medicamentos que necesito y algo de sustento para llevar a la casa”, dice a la AFP José Agustín, de 52 años.

Hace trece años perdió la sensibilidad en ambas piernas en un accidente vial. Su trabajo como mensajero quedó en el pasado y la vida en San Cristóbal, en el oeste de Venezuela, empezó a empeorar a medida de que el país petrolero caía en una profunda crisis económica.

Mantuvo a su madre, su esposa y sus tres hijos con rifas que vendía a vecinos y desconocidos. Los demás miembros de la familia también aportaban lo que podían. Pero “ahorita allá no se puede rifar, no hay ayuda de nada, ‘naide’ ayuda a ‘naides'”, advierte.

Para rematar, estar tanto tiempo postrado en la silla de ruedas le provocó una escara que le afectó el ano y el recto. Los médicos le hicieron una colostomía para que no “se contaminara” con sus propios excrementos, pero en su tierra no hallaba ni los antibióticos ni el material para cubrir la herida abierta.

“Si me hubiera quedado allá yo creo que me ‘fuera’ muerto, me hubiera contaminado”, cuenta bordeando el llanto. Ahora tiene que cubrirse la lesión con bolsas plásticas de supermercado y cintas industriales. Y en plena carretera.

Entonces, como miles de venezolanos, padre e hijo decidieron cruzar la frontera a Colombia. Salieron el miércoles pasado de la capital del estado Táchira sin dinero para pagar autobuses con Bogotá como destino.

“Me han dicho que allá me pueden ayudar bastante con la sillita de ruedas, que es lo que más estoy necesitando”, explica a la merced del sol punzante que les avisa la cercanía con la ciudad de Pamplona, a 75 kilómetros de Cúcuta.

A paso lento

En tres días han recorrido un trayecto que a los otros migrantes les tarda un puñado de horas a pie o en autostop, si tienen suerte.

Miles de sus compatriotas han transitado por estos mismos caminos de pavimento. Según la ONU, 2,3 millones de personas salieron desde 2014 de Venezuela, la mayoría a países de la región.

Colombia ha recibido a más de un millón de ciudadanos. Muchos venezolanos atraviesan la nación cafetera para llegar hasta Ecuador, Perú, Chile o Argentina. Es común verlos con los pies hinchados de tanto caminar.

“Hay que hacer un buen sacrificio para tener un buen porvenir en la vida, junto a mi padre luchando allá vamos, atravesando toda Colombia si es preciso”, apunta Jefferson Alexis, de 25 años, con lo justo de aliento antes de conquistar una nueva loma.

Juntos han pasado varias noches en las oscuras vías colombianas, temerosos de un asalto o la mordedura de alguna culebra, que merodean en los matorrales. Las cobijas y los colchones se han mojado con las lluvias nocturnas.

“Ha sido una demostración de amor”, dice José Agustín sobre su hijo, quien dejó los estudios de ingeniería mecánica para acompañar a su padre en esta odisea.

Los lugareños les regalan comida, incluso mantas. Ellos se alimentan al lado de la vía, pese al riesgo de ser atropellados por camiones, motocicletas o automóviles.

“Me encuentro totalmente agotado, la sillita echándose a perder también. Cuando no es una cosa es la otra, (pero) p’alante”, señala José Agustín, quien sin importar el clima mantiene un gorro negro de lana en su cabeza.

En cada paso Jefferson Alexis encuentra más pesada de empujar la silla. Los cauchos se han explotado y a duras penas rueda. Arribar a Bogotá ya es una utopía.

“Si llego a Pamplona es un milagro de Dios”, reconoce un angustiado José Agustín.

#Orbis

Yemen: cinco millones de niños amenazados por la hambruna

El gobierno yemení, apoyado por Arabia Saudita, combate los rebeldes hutíes, a los que apoya Irán, en una guerra que ha causado ya la muerte de 2.200 niños, según la Unicef.

Por Redacción, 2018-09-19 09:53

México, AFP.-Más de cinco millones de niños están amenazados de hambruna en Yemen, denunció el miércoles la ONG Save the Children, en un contexto de guerra y de precios cada vez mas altos de alimentos y carburantes

En un informe, esta organización británica advirtió sobre una “hambruna de magnitud sin precedentes” en este país que padece la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU.

El gobierno yemení, apoyado por Arabia Saudita, combate los rebeldes hutíes, a los que apoya Irán, en una guerra que ha causado ya la muerte de 2.200 niños, según la Unicef.

Save the Children a considera que un millón de niños adicionales pueden sufrir hambruna, mientras aumentan los precios de los alimentos y los medios de transporte, con lo que en total serán 5,2 millones los menores amenazados en este país pobre de la península arábiga.

La reanudación el lunes de una ofensiva de las fuerzas progubernamentales contra el estratégico puerto de Hodeida –principal lugar de entrada de las importaciones y de la ayuda internacional — pone en peligro el acceso a la ayuda humanitaria y tiene ya un impacto sobre los civiles, según los expertos.

“Empieza a faltar tiempo” para impedir “una devastadora hambruna” en Yemen y “no podemos permitir la menor perturbación” en la distribución de ayuda a las “víctimas inocentes del conflicto”, declaró el miércoles el Programa mundial de alimentos (PMA) en un comunicado.

Según la Oficina de coordinación de asuntos humanitarios de la ONU, el precio de los alimentos aumentó 68% desde 2015, fecha en la que una coalición liderada por Arabia Saudita entró en guerra junto al gobierno para luchar contra los hutíes, que controlan grandes zonas del país, incluidos la capital Saná y el puerto de Hodeida.

Desde octubre de 2017, el PMA advirtió que, al margen de los combates y de los bombardeos, la alimentación se había convertido en un “arma de guerra” en Yemen

Batalla de Hodeida

La interrupción del suministro de alimentos a la población a través del puerto de Hodeida, en el mar Rojo, “pondría en riesgo inmediato la vida de cientos de miles de niños, conduciéndolos a una hambruna” declaró Save the Children.

En torno a la ciudad portuaria, se han reanudado los sangrientos enfrentamientos tras el fracaso de negociaciones entre ambos bandos a principios de septiembre en Ginebra.

Las Naciones Unidas han advertido que cualquier combate importante en Hodeida puede impedir la entrega de alimentos a ocho millones de yemeníes, cuya supervivencia depende de ello.

Uno de cada 20 niños de menos de cinco años padece malnutrición aguda en Hodeida, según la Unicef, Y más de 11 millones de niños — 80% de los niños del país– tienen “necesidad desesperada de asistencia humanitaria” según esta fuente.

Arabia Saudita y sus aliados acusan a los rebeldes de hacer transitar clandestinamente armas venidas de Irán por Hodeida, y que han impuesto un bloqueo total en el puerto. Los hutíes e Irán niegan esas acusaciones.

“Millones de niños ignoran cuando volverán a tomar su próxima comida” se lamentó Helle Thorning-Schmidt, directora general de Save the Children.

“En un hospital que visité en el norte de Yemen, los bebés estaban demasiado débiles para llorar, estaban exhaustos por el hambre” relata.

Desde marzo de 2015, unas 10.000 personas han perdido la vida en la guerra, la mayoría civiles, y 56.000 resultaron heridas. Según la ONU, tres de cada cuatro yemeníes necesitan hoy ayuda, especialmente de alimentos, y el país vive bajo la amenaza de una tercera ola de cólera.

En un informe publicado el 4 de septiembre, el Norwegian Refugee Council subraya que estos balances no toman en cuenta las consecuencias socioeconómicas de la guerra.

El “desplome económico tiene el potencial de matar a más yemeníes que la violencia” escribió Mohamed Abdi, director en Yemen de esta ONG.