México.- Desde el 2006 no se presenta en México caso alguno de rabia en humanos, sin embargo, el virus se encuentra en su modalidad silvestre en animales salvajes por lo que las agresiones de estos animales hacia los humanos son potencialmente peligrosas.

De acuerdo el Centro Nacioal de Programas Preventivos y Control de Enfemedades (Cenaprece), en el 2018 se registraron dos casos de rabia en animales silvestres. Los perros salvajes son los principales transmisores de rabia, con un 99 por ciento de los casos, sobre todo en comunidades con pobreza extrema.

Los principales transmisores son los murciélagos y zorrillos, pero también hay riesgo con lobos, zorros, coyotes, ratas canguro y ratas, y en segundo término con hámsteres, gatos, mapaches, conejos, ganado y primates.

Juan José Pérez Rivero, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, dijo que la erradicación de la rabia humana es resultado de las estrategias de control del programa Prevención que implementa dos semanas de vacunación antirrábica y la esterilización de animales domésticos de manera gratuita, así como la atención médica a personas expuestas al virus y los esquemas de inmunización antirrábica.

El académico de la Máxima Casa de Estudios dijo que se ha solicitado al a Organización Mundial de la Salud y a la Organización Panamericana de la Salud el reconocimiento como país “libre de rabia humana transmitida por perro”; de ser aprobada la petición (se espera respuesta en 2019) seríamos la primera nación en obtenerlo, lo que marcaría un hito en salud pública nacional y global.

El virus de la rabia es altamente eficaz; se transmite a cualquier mamífero a través de una mordida, rasguño o contacto con saliva/mucosa infectada. Es mortal en casi todos los casos una vez que han aparecido los síntomas clínicos tanto en el transmisor como en el infectado. No obstante, es una enfermedad prevenible con vacunación.

Este microorganismo viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar al sistema nervioso y de ahí al cerebro, donde genera encefalitis vírica mortal.

De acuerdo con la Guía para la atención médica y antirrábica de la persona expuesta al virus de la rabia, la limpieza a fondo de la zona expuesta, con agua y jabón, debe ser la primera medida preventiva, seguida de la administración inmediata de agentes biológicos antirrábicos humanos, lo que garantiza, en un 99 por ciento, que la persona agredida sobreviva.

En caso de mordedura es necesario buscar atención médica inmediata, pues una vez que aparecen los síntomas, casi siempre es mortal.