Acapulco, Guerrero.- A dos años de haber renunciado a las filas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el ex secretario de Seguridad Pública estatal, durante la administración de Ángel Aguirre Rivero, Ramón Almonte Borja, reapareció este día y anunció que buscará la presidencia municipal de Acapulco por ese partido.

Almonte Borja fue secretario de seguridad en Guerrero durante el desalojo violento de la autopista del Sol el 12 de diciembre del 2011, que dejó como saldo dos normalistas asesinados.

Entre las figuras que participaron directamente en el desalojo, estuvo el comandante de la policía estatal, Ramón Arreola Ibarría, cuyo jefe directo era Almonte Borja.

Como se informó en su momento, luego del desalojo, Ramón Arreola habló por radio y anunció: “jefe, la carretera ya está limpia”, sin que hasta la fecha se conozca a quién le daba el parte de lo ocurrido en la autopista del Sol.

Un día después del asesinato de los normalistas, Ramón Almonte anunció su renuncia como secretario de seguridad estatal para que las investigaciones de ley se llevaran a cabo. Cuatro años después, el ex funcionario se separó de las filas del perredismo luego de no obtener la candidatura por el municipio de Acapulco.

El 25 de febrero del 2015, Ramón Almonte presentó ante medios de comunicación su renuncia “con carácter de irrevocable”, debido a las anomalías que en ese momento aseguró que existían en el partido del sol azteca en Guerrero, pero en realidad sólo fue un pretexto porque le habían negado la candidatura por su historial oscuro en el desalojo y muerte, aún impune, de los dos normalistas de Ayotzinapa.

Tras dejar de manera declarativa al PRD, Almonte tuvo el pretexto para irse a sumar a la campaña del PRI. De esta manera anunció su respaldo al candidato priista Marco Antonio Terán Porcayo, que buscaba la alcaldía de Acapulco, y al mismo Héctor Astudillo, actual gobernador.

Sin embargo, esta no es la primera ocasión en que Ramón Almonte salta de un partido a otro según su propia conveniencia. En el 2004 y con una vida política activa en el PRI, el ex funcionario de la administración de Ángel Aguirre, saltó al PRD, en ese entonces en crecimiento electoral.

Sin representar socialmente nada, Almonte logró colarse como candidato a diputado federal por el distrito 04 de Acapulco. A partir de allí ha ocupado cargos en distintas administraciones de gobierno. Políticamente se mueve igual que Alberto López Rosas, otro abogado y compañero de Almonte en el gobierno de Aguirre. Ambos son personajes sin respaldo social pero que simulan y se venden por su propia y desgastada figura.

En medio de las bipolares ‘ideologías’ partidistas de Ramón Almonte, este miércoles, desempolvó una ilusoria asociación que tiene llamada "Círculo", y  nuevamente anunció su empatía con el PRD, del que aseguró que nunca se fue, pues el partido no le dio curso a su renuncia, sin embargo, no ha hecho vida partidaria, ni ha pagado sus cuotas como militante. Ahora, en el momento de más debilidad del PRD, este cuestionado abogado dice extrañamente que buscará participar de nuevo para la alcaldía de Acapulco.

Con dicho anuncio, un ex aguirrista más, acusado por el movimiento social de los hechos violentos de la autopista del Sol, buscará reaparecer en el ámbito político de Guerrero en medio del anuncio de boicot a las aspiraciones contra Aguirre Rivero.

En este contexto, Almonte Borja pidió a los padres de familia de los normalistas desaparecidos de Iguala, buscar los cauces legales para impedir el arribo al poder de su ex patrón, Ángel Aguirre.

Dicha petición, desde luego en doble sentido para evitar voces en su contra por los hechos del 12 de diciembre del 2011, la realizó en conocido hotel de Acapulco en donde también intentó desesperadamente zafarse del apoyo que dio al PRI y justificar su regreso al PRD.

Así los hechos, a meses de la contienda electoral, el ex diputado, ex aguirrista, ex priista y ex perredista reivindicado, reapareció ante medios de comunicación, para según buscar el respaldo de las tribus perredistas, además de afirmar que apoya al Frente Ciudadano por México, tema de moda entre políticos que buscan atención.