En dramática muerte súbita, Real Madrid venció 10-9 al AC Milán en amistoso que tuvo de por medio el trofeo de la International Champions Cup de China y en el cual el portugués Cristiano Ronaldo fue galardonado como mejor jugador del partido.

Tras el 0-0 que perduró en el tiempo complementario en el campo del Shanghai Stadium, azotado por las altas temperaturas, los pupilos de Rafael Benítez y del serbio Sinisa Mihajlovic no tuvieron más remedio que definir todo desde los 11 pasos.

Si bien hubo oportunidades para ambas escuadras a lo largo de los 90 minutos y se vivieron algunos destellos interesantes de individualidades, el ritmo de juego no pudo ser constante por las múltiples rotaciones y la pausa para rehidratarse 15 minutos antes del silbatazo final.

Desde el banquillo se ejecutaron varios cambios durante el medio tiempo y uno de ellos fue en el arco “merengue”, con la salida del costarricense Keylor Navas y la entrada del flamante refuerzo Kiko Casilla.

Precisamente el ex cancerbero del Espanyol fue uno de los grandes responsables para que el marcador se quedara intacto y esa inspiración le sirvió como aliciente para la ronda de penales, en la cual se consagró como el héroe del día.

El colombiano James Rodríguez se encargó de abrir la tanda de forma exitosa y cuando las cosas marchaban 3-2 en favor del cuadro madridista, el “cafetero” Carlos Bacca mandó su disparo a un costado de la cabaña “blanca” y dejó al Madrid a las puertas del triunfo.

Sin embargo, el alemán Toni Kroos quiso deleitar al público asiático con más minutos de cobros al borde de sus asientos y sacó un tiro muy flojo que salió directo a las manos del joven portero Gianluigi Donnarumma.

Tras esa falla, los cartones se emparejaron y siguió la ruleta rusa desde el manchón penal hasta el 9-9, momento en el cual los arqueros salieron a escena como cobradores, pues ya no había otra opción.

Casilla lo realizó con tranquilidad al centro, pero cuando fue el turno de Donnarumma, el guardameta catalán alcanzó a contener el disparo de su colega y, de este modo, sentenció una nueva victoria del Madrid, que días atrás alzó el título de la edición australiana de este certamen.

Al final del cotejo, la organización eligió a “CR7” como el mejor jugador de la jornada, gracias a los 71 minutos que estuvo sobre el campo deleitando a propios y extraños.

En este efímero evento, también participó el Inter de Milán, el cual se marchó de territorio chino con un par de descalabros, 0-1 frente a los “rossoneri” y 0-3 ante los “merengues”.