México.- Escaladores sherpas formaron parte del equipo de limpieza del Everest, un operativo que estaba coordinado y promovido por el Gobierno de Nepal iniciado a mediados del abril.

Durante su recorrido recuperaron cerca de 11 toneladas de basura y desperdicios... pero también localizaron cuatro cadáveres que fueron abandonados en la montaña desde que Edmund Hillary y Tenzing Norgay Sherpa coronaron la cima hace 66 años.

El proyecto tiene una inversión de más de 200 mil dólares, convirtiéndose en una de las mayores campañas de limpieza en la montaña y la primera que ha impulsado el Gobierno nepalí.

De acuerdo al director general del Departamento de Turismo, Dandu Raj, la creación del proyecto, está basado en las preocupaciones y críticas en materia del medio ambiente que Nepal ha presentado.

De las 11 toneladas de basura que fueron recolectadas, siete fueron localizadas en campamentos del Everest y las otras cuatro en el poblado de Luckla, los desperdicios fueron llevados a la base del Ejército de Nepal y de ahí a la capital del país para ser reciclados por Doko Recycling, una compañía especializada en el tema; respecto a los cuerpos, de acuerdo a Dandu Raj, fueron trasladados a Katmandú.