Chilpancingo, Guerrero.- Las fracciones parlamentarias del PRI y el PVEM, que en el Congreso Local son mayoría, frenaron un exhorto al Congreso de la Unión  por el que se pretendía solicitar un incremento a los ingresos de la entidad, elevando el porcentaje del pago de derechos de las empresas mineras asentadas en  Guerrero.

La iniciativa fue presentada ayer por el diputado perredista Isidro Duarte Cabrera, quien planteó  aumentar en medio punto el cobro de derechos a las empresas que explotan el subsuelo guerrerense, pasando de 7.5 a ocho por ciento y , a su vez, elevar  el cobro de derechos extraordinarios por la explotación de minerales precisos (oro, plata y platino) de 0.5 a 0.75 por ciento.

De acuerdo a la exposición de motivos de la iniciativa, este incremento permitiría aumentar el presupuesto de programas sociales  y aplicar acciones de mitigación de impacto ambiental en las comunidades donde se localizan las explotaciones mineras.

Duarte Cabrera explicó que de  2011 a 2015 entre oro y plata se extrajeron de yacimientos mineros en Guerrero,  252 mil 900 toneladas  por un valor  de  34 mil 568 millones 720 mil 380 pesos.

Dio a conocer que solo en 2015 el valor de la producción minera estatal  ascendió a siete mil 130 millones 42 mil 326 pesos, participando con el 7.1 por ciento del valor total nacional, mientras que en el periodo de enero-agosto de 2017, según cifras del INEGI, en Guerrero se tuvo una producción de seis mil 675 toneladas en oro, plata y fierro, lo que ubica al estado  en el quinto lugar en producción nacional de oro.

Recordó que, de acuerdo a los artículos 268 y 269 de la Ley Federal de Derechos, los titulares de concesiones y asignaciones mineras pagarán anualmente un derecho aplicando la tasa del 7.5 por ciento de sus ganancias, mientras  que el  artículo 275 establece un pago extraordinario  del 0.5 por ciento por la explotación de  oro, plata y platino.

De los recursos obtenidos por estas aportaciones, el 75.5 por ciento se destina al Fondo para el Desarrollo Regional Sustentable de Estados y Municipios Mineros, mismo que se distribuye en un 62.5 por ciento a los municipios en los que tuvo lugar la explotación y el 37.5 por ciento restante a la entidad federativa.

"Considerando  que son  las comunidades las que resienten el impacto ambiental  de las explotaciones mineras, en sus suelos, vegetación, mantos acuíferos y aire, es necesario ajustar la distribución  de los recursos obtenidos  por el pago de derechos de las mineras a favor de los pueblos de Guerrero".

Por ello propuso exhortar al Congreso para que se modifiquen el artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los artículos 268, 269, 270 y 275 de la Ley Federal de Derechos, a fin de incrementar la tasa por el cobro de derechos a ocho por ciento aplicada a la diferencia positiva que resulte de disminuir de los ingresos derivados de la enajenación o venta de la actividad extractiva; y también pasar al 0.75 por ciento en el derecho extraordinario sobre minería derivado de la enajenación del oro, plata y platino.

Sin embargo  los diputados del PRI y el PVEM votaron en contra de que la iniciativa se resolviera como un asunto de urgente y obvia resolución, razón por la que fue turnada a comisiones para su análisis y posterior contaminación.