Corea del Sur, recibió este día la llama olímpica, 100 días antes de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang.

Le tocó a la campeona olímpica surcoreana Kim Yu-Na, medalla de oro en patinaje artístico sobre hielo, portar la llama dentro de un farol de seguridad blanco y dorado tras descender de un avión de Korean Air procedente de Grecia.

"Es un símbolo importante, orgullo de nuestro trabajo y nuestra pasión a la hora de organizar uno de los eventos deportivos más estimulantes para nuestro país", refirió el responsable surcoreano de la organización de los Juegos, Lee Hee-Beom, de acuerdo a una nota de la agencia AFP.

"Queremos que la posta de la antorcha olímpica los conecte con los Juegos y encienda la pasión y entusiasmo en cada rincón de Corea" del Sur, agregó.

Los Juegos se llevarán a cabo del 9 al 25 de febrero, aunque la organización se vio opacada por escasas ventas de entradas y la amenaza de un conflicto nuclear con Corea del Norte. El sitio olímpico de Pyeongchang se encuentra a apenas 80 kilómetros de la Zona Desmilitarizada que separa a las dos Coreas.

Los organizadores indicaron que 7 mil 500 personas fueron seleccionadas para transportar la llama, a lo largo de un recorrido de 2 mil 018 kilómetros por todo el país.

A cien días del inicio de los Juegos, Lee Hee-Beom rechazó los temores a un ataque norcoreano, que calificó como "una exageración".

El mes pasado, varios países, entre ellos Francia, Alemania o Austria, se interrogaron sobre la seguridad de sus deportistas en la cita olímpica.