Washington, Estados Unidos.- El presidente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la interrupción que hizo uno de los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos fue motivada por la desesperación, pero que no es justo que lo cuestionen por el crimen, porque el reclamo debe ser al Estado.

“Estoy convencido que fue un acto de provocación, entiendo la desesperación que pueda tener el padre de este joven, pero no estoy de acuerdo con ese procedimiento porque es injusto”, sostuvo el dirigente de Morena.

El lunes pasado, Antonio Tizapa, padre de uno de los 43 estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa desaparecidos en 2014, antes de que concluyera un mitin que encabezaba el aspirante presidencial en Nueva York, le reclamó mientras López Obrador estaba hablando.

Tizapa le cuestionó sus presuntos vínculos con el exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y con el expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, quien está acusado de ser el autor intelectual de la desaparición de los estudiantes.

En conferencia de prensa en el National Press Club de Washington D.C., López Obrador sostuvo que no tiene nada qué ver con Abarca ni con Aguirre Rivero.

Señaló que el reclamo debe ser al Estado, “a las Fuerzas Armadas, a quienes intervinieron en ese crimen, no a nosotros. Es una gravísima confusión, lamentable”.

Notimex