México. Notimex.- Tras 90 años de servicio, el 31 de diciembre pasado dejó de existir la Policía Federal, lo cual puede aprovecharse para incorporar a la Guardia Nacional a las corporaciones policíacas estatales y municipales del país, opinó el presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial, Alejandro Desfassiaux.

En su opinión, una medida de esa naturaleza permitiría un saneamiento necesario en materia de seguridad pública.

Hechos como el ocurrido en Sayula, Jalisco, hace unos días, en el que policías estatales, presuntamente coludidos con el Cártel Jalisco Nueva Generación, obstaculizaron un patrullaje de militares, así como los 426 uniformados en territorio nacional posiblemente vinculados con el crimen organizado, “dan cuenta de la urgencia que representa el reajuste en las corporaciones policíacas del país”, enfatizó en un comunicado.

Dado que las complicidades entre la delincuencia organizada y cuerpos policiacos locales le cuestan al país en promedio siete por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), “resulta prioritario desaparecer dichas policías y robustecer a la Guardia Nacional, cuya instrucción y preparación militar puede regresarle a los mexicanos el derecho de vivir en paz”, aseguró.

Según Desfassiaux, es necesario delegar la seguridad en manos de instituciones como el Ejército, para que ayude a la Guardia Nacional a operar de manera efectiva a lo largo del país y absorba a todas las policías estatales, municipales, así como a las auxiliares como los Cuerpos de Seguridad Auxiliares del Estado de México (Cusaem), “que hoy se muestran ineficientes y corruptas”.

Además del impacto social, la violencia ha propiciado una pérdida económica para el sector empresarial del país que ha tenido que cerrar sus establecimientos, víctima del cobro de piso por la delincuencia, pero también en algunos casos de la extorsión de autoridades y policías.

“Hoy tenemos una policía de talacha, por eso es importante institucionalizar la policía a nivel nacional, que hagamos algo eficiente, que se procure la justicia, por lo que es necesario crear un Colegio Nacional de Mandos, que profesionalice los elementos egresados del mismo, para incorporarlos posteriormente a tareas de seguridad nacional”, sostuvo.

De acuerdo con Alejandro Desfassiaux, existen 400 mil delincuentes, más 200 mil halcones y taxistas irregulares, más otros 400 mil policías estatales y municipales ineficientes y corruptos en su mayoría que no están funcionando y que operan a nivel nacional incluso hasta en el trasiego de drogas.

“Existen un millón de malos contra 60 mil buenos de la Guardia Nacional. La matemática no va a dar y los resultados tampoco”, alertó.