Acapulco, Guerrero.- A unas horas de que se anuncie si el semáforo covid cambiará de color para Guerrero, Adela Román Ocampo, presidenta de Acapulco, municipio considerado el epicentro de la epidemia en el estado, reconoció que hay riesgo y temor de que en el puerto se de un rebrote de coronavirus una vez que se de inicio a la reapertura de las actividades en la ciudad.

En entrevista, la primera edil dijo que su gobierno, será muy estricto en la aplicación de las medidas de prevención sanitarias tanto en las playas como en los negocios que se abrirán para evitar que se pueda dar un rebrote que aumente el número de personas contagiadas por el Covid-19.

"Vamos hacer muy estrictos, no habrá servicio de venta de bebidas en el área de playa, vamos a privilegiar la vida antes que nada, no se realizará ningún tipo de evento en las playas, además habrá vigilancia permanente en los hoteles y restaurantes para que cumplan con las medidas determinadas para no poner en riesgo a nadie por la pandemia", expresó Román Ocampo.

Expresó que los empresarios, deberán de sumarse a las medidas sanitarias, porque a ellos también les conviene que en Acapulco, ya se tenga una movilidad económica, luego de más de tres meses que se mantuvo detenida toda la actividad turística.