Chilpancingo, Guerrero.- Las actividades por la reconstrucción de Guerrero a causa de los fenómenos meteorológicos del 2013 se encuentran actualmente detenidas por falta de recursos, reconoció José Armenta Tello, delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

En entrevista en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el funcionario federal detalló que actualmente Guerrero tiene un fondo en Banobras de casi 900 millones de pesos, que está disponible para continuar los trabajos de reconstrucción.

No obstante, la Sedatu no cuenta con recursos de operatividad, sin los cuales la institución no puede liberar el dinero para los trabajos de construcción, reconstrucción y reubicación por el paso de la tormenta tropical “Manuel” y el huracán “Ingrid”.

“Tenemos suficiencia presupuestal para las acciones, pero insuficiencia presupuestal en la cuestión operativa, esto detiene la reconstrucción; estamos haciendo gestiones para que el gasto operativo pueda ser proporcionado a la delegación.

“Para tener acceso a los casi 900 millones disponibles, es necesario tener un gasto operativo, que son los que realizan supervisión, vigilancia y gestión”, detalló.

De igual manera, aceptó que debido a esta falta de recursos de operatividad, la Sedatu aún mantiene adeudos con algunos trabajadores.

Finalmente, informó que en general la reconstrucción de Guerrero, anunciada desde el 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto, con un monto superior a 67 mil millones, presenta un avance de entre el 60 y 70 por ciento, a casi cuatro años de la devastación.

Entre otros temas, destacó que fueron las denuncias presentadas por la Sedatu las que llevaron a la Secretaría de la Función Pública a inhabilitar a un exdelegado de la Sedesol federal por desvíos de recursos.

A inicios de la semana, la SFP anunció la inhabilitación por 10 años a un funcionario de la Sedesol, por el desvío de recursos para la reconstrucción de viviendas tras el sismo de 2012 que afectó principalmente al municipio de Ometepec, Costa Chica de Guerrero.

Aunque ni el delegado de Sedatu ni la SFP señalan el nombre del funcionario, por información de la misma Sedatu se conoció que fue el panista David Vargas Santos, exdelegado federal de Sedesol en 2012.

“Se inhabilitó por el concepto de obra cobrada no ejecutada, es decir, se pagaron a las constructoras (a tres), las obras pero no las hicieron. Estamos hablando de un número importante de viviendas y de un recurso entre 46 y 47 millones de pesos”, explicó José Armenta.