Ciudad de México.- Personal médico del ISSSTE reconstruyó el rostro de Meredith Allison, de seis años de edad, que sufrió un accidente automovilístico que deformó el lado izquierdo de su cara.

El ISSSTE informó en un comunicado que la reconstrucción de la niña se dio en el Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos, mediante un avanzado tratamiento de microcirugía con la que se logró 90 por ciento de su reconstrucción facial, por otra parte, Meredith se encuentra 100% rehabilitada funcional y socialmente, indicó la encargada del Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva, la doctora Elizabeth Rodríguez Rojas.

“Estas cirugías son complejas porque el procedimiento precisa la unión de arterias y venas. Para hacerla utilizamos suturas microquirúrgicas más delgadas que un cabello, material que fue adquirido de inmediato por la dirección del hospital. Es la primera que se realiza casi de manera inmediata”, indicó Rodríguez Rojas.

La especialista destacó que el procedimiento de alta especialidad tuvo un costo de 5 millones de pesos por tratarse de una institución de salud pública.

Meredith ingresó el 19 de diciembre de 2015, por un trauma cráneo-facial, fractura expuesta hundida frontoparietal izquierda, pérdida de tejidos blandos de la hemicara izquierda, así como probable pérdida ojo izquierdo y laceración corneal, además de alto riesgo de neuroinfección.

niña-issste

De los 23 días que estuvo hospitalizada, 14 se mantuvo en terapia intensiva pediátrica y fue sometida a cuatro procedimientos quirúrgicos, con el objeto de realizar un lavado quirúrgico y manejo de fractura cráneo facial multifragmentaria, así como el tratamiento de microcirugía de alta especialidad.

A más de un año y un mes del accidente, Meredith dijo sentirse feliz y querer ser maestra de grande, mientras que su madre se expresó emocionada: “mi hija está entera, no le falta nada, su capacidad intelectual no se vio alterada, la apariencia de su rostro ha mejorado muchísimo, ella se desenvuelve muy bien en la escuela y en todas partes, no siente pena por nada, nunca perdió su coquetería y se mira al espejo y sonríe”.